1 sep. 2017

Xian Ni: Capítulo 590

Editado por Syru.

Palabras que evocan las leyes.


El vice comandante en jefe de Xuan pensó, "Hmph, ¿qué no es imposible? Mientras sea que Wang Lin, ¿¡qué no es imposible!?" Soltó un suspiro. Si no fuera por el hecho de que era demasiado arrogante y había subestimado a Wang Lin como todos los demás aquí, todavía no se lesionaría en este momento.

Aparte del comandante en jefe del Cielo, los otros comandantes en jefe se pusieron de pie, y sus ojos eran como espadas agudas mientras miraban fijamente a Wang Lin. Las olas de sorpresa e incredulidad aparecieron en sus corazones.

Los vice comandantes en jefe debajo de ellos estaban completamente aturdidos, y sus corazones temblaban violentamente mientras miraban fijamente a Wang Lin.

¡Hay que decir que había gente aquí que podría tocarlo cinco veces! Incluso había personas que podían tocarlo cinco veces seguidas, ¡pero la onda de choque creada cuando los cinco retumbos se fusionaron en uno podría ser descrito como sacudir el cielo!

¡Este tipo de reacción violenta no era algo que un general demonio pudiera soportar! Incluso el genio Mo Fei, sólo podía soportar tres en una fila. ¡Si hubiera un cuarto, perdería sin duda!

Sin embargo, Wang Lin pudo tocar cinco veces seguidas. Si la onda de choque combinada fue capaz de herir gravemente a Wang Lin o hacerle retirarse en un estado lamentable, entonces la gente podría haber estado dispuesto a aceptarlo a regañadientes.

Sin embargo, esta persona ni siquiera se movió en absoluto. Flotó junto al tambor demoníaco como si no hubiera sido él que lo hubiese hecho. O era como si estuviera golpeando un tambor normal, ya que no había ningún rebote en absoluto.

"Cómo... ¿Cómo es esto posible...? No me equivoco, ¿verdad? Simplemente lo tocó cinco veces..."

"¡Debe haber un problema aquí! ¡Este cultivador debió haber usado algún método secreto!”

"Yu Sen se esforzó mucho en tocarlo cuatro veces, pero esta persona casualmente lo hizo cinco veces... Sin embargo, Mo Fei fue capaz de hacerlo ocho veces, ¡y esta persona definitivamente no puede hacer más que eso!” La conmoción vino de la muchedumbre.

L figura de Wang Lin no era desconocida. Hace unos días, fue la primera persona en herir gravemente a un general demonio, grabando su figura en la mente de la gente.

Sin embargo, estos ministros, damas y varios funcionarios de la Ciudad del Demonio del Cielo no pensaron que Wang Lin era tan fuerte. ¡A sus ojos, la razón principal por la que Ao Di perdió y resultó gravemente herido fue porque Ao Di era demasiado débil!

Si este Wang Lin se hubiese encontrado con gente como Mo Fei o Shi Xiao, entonces sin duda habría perdido. Esto era algo que todo el mundo estaba muy confiado.

Sin embargo, ahora este Wang Lin, que les disgustó mucho, fue capaz de tocar el tambor cinco veces de manera casi trivial.

¡Esta escena sacudió a todos!

Algunas personas hasta sospechaban que el Tambor del Demonio estaba roto. Sin embargo, se dieron cuenta de que estaban equivocados después de ver que algunas de las personas que les rodeaban estaban seriamente heridas o inconscientes, y la energía espiritual demoníaca en sus propios cuerpos estaba en desorden. La sensación de que su energía espiritual demoníaca casi se sacudió de sus cuerpos inmediatamente descartó la idea de que el Tambor del Demonio estaba roto.

Además, las grietas del escenario con el tambor del demonio en el centro mostró lo poderoso que el impacto de antes fue.

Ser capaz de crear tal destrucción en un escenario reforzado con innumerables restricciones sólo podría describirse como increíble.

Casi todos los comandantes en jefe inhalaron aire frío. Yu Sen sonrió amargamente mientras sacudía la cabeza y abandonó completamente la idea de luchar contra Wang Lin.

La única mujer general, Xie Lian, llevaba una armadura completa. Aunque era una armadura de cuerpo completo, todavía era extremadamente reveladora, por lo que mostró sus hermosas curvas.

Su guantelete de color púrpura reveló sus brazos blancos perlados. Su peto cubría sus dos picos y revelaba su delgada cintura. Un tatuaje negro empezó en su cuello blanco como la nieve, bajó por su pecho y se extendió hasta su cintura.

Su armadura inferior tenía hojas de laminas que rodeaban a su alrededor, cubriendo su trasero regordete, y su par de piernas de jade tenía grebas cubriéndolos. Dio la sensación de una belleza heroica.

Esta mujer llevaba un casco que le cubría la cara. Sólo sus hermosos ojos podían ser vistos, y brillaban intensamente mientras miraba a Wang Lin.

Entre los generales demonios, los ojos de Shi Xiao se iluminaron mientras miraba detenidamente a Wang Lin. Chen Tao suavemente susurró: "¡Ya he dicho que esta persona es muy fuerte!"

Shi Xiao dejó escapar un resoplido frío y no dijo una palabra, pero su expresión se oscureció.

Entre los generales demonio, sólo Mo Fei no miró a Wang Lin. En vez de eso, observó silenciosamente el lejano horizonte. El cultivador de la Secta Espada Da Lou miró fijamente a Wang Lin con intención de matar sin disimular.

Entre todo este ruido, la expresión del hombre blindado de oro era extremadamente fea. ¡Miró el tambor del demonio con sus manos apretadas en un puño!

Wang Lin retiró la mano derecha del tambor antes de volverse y mirar al hombre blindado de oro. Todo el ruido se detuvo cuando él dio la vuelta, y todas sus miradas se reunieron en Wang Lin.

Wang Lin señaló al hombre blindado de oro y calmadamente dijo: "¡Perdiste!"

La fuerza de rebote de golpear el tambor antes fue bloqueada por los sellos de vida alrededor del cuerpo de Wang Lin. Sin embargo, el rebote fue extremadamente poderoso, por lo que tomó más de dos mil capas de los sellos de vida antes de que este poder fue completamente neutralizado.

¡Los sellos de la vida no podían ser destruidos a menos que todos los tres mil sellos fueran destruidos en un instante! De lo contrario, se recuperaría. Esta fue la verdadera fuerza de los sellos de vida.

"No es de extrañar que el Tian Yunzi de túnica gris, dijera que tenía mil millones de sellos de vida y que estaría perfectamente bien aunque el planeta Tian Yun explotara. ¡Un hechizo con este tipo de poder defensivo es extremadamente raro!"

Después de que el hombre blindado de oro oyó las palabras de Wang Lin, su expresión se volvió aún más fea. Dejó escapar un resoplido frío y dijo: “Dije que si no podías superar los cinco golpes. ¿Eres tonto que no puede entender el significado de mis palabras? Lo has golpeado cinco veces y no has superado los cinco, así que no es tu victoria.”

Después de que él dijo eso, algunos de las personas en las gradas sintieron que la moral de este jefe de armadura de oro era demasiado baja!

Wang Lin lanzó una mirada fría al hombre blindado de oro, luego su mano derecha formó un puño y golpeó el tambor del demonio detrás de él.

¡Dong!

El sexto sonido salió del tambor y resonó por la plaza. Este sonido hizo que todos los corazones dieran un brinco.

Una poderosa fuerza de rebote surgió repentinamente del tambor del demonio como si hubiera una poderosa ráfaga de viento que soplara el cabello de Wang Lin hacia atrás. La plaza ya destrozada empezó de nuevo a temblar como si hubiera un dragón gigante moviéndose debajo.

La mano derecha de Wang Lin no se detuvo cuando miró fríamente al hombre blindado de oro, cuya expresión era aún más sombría, y golpeó con el puño derecho una vez más.

¡Dong!

El séptimo sonido del tambor resonó en el cielo. Si los primeros seis pudieran considerarse ondas furiosas, entonces la fuerza de rebote del séptimo golpe podría ser considerado una inundación repentina.

El general demonio Mo Fei podía tocarlo seis veces sin ser herido, pero en la séptima vez fue obligado a retroceder y su armadura fue destrozada en pedazos. Esto demostró cuán poderoso fue el rebote de este séptimo golpe!

El séptimo retumbo sonó, y en este momento, el cielo cambió de color. Una tormenta se reunió con el tambor del demonio como el centro y comenzó a propagarse ferozmente.

La mano derecha de Wang Lin estaba inmóvil y se levantó derecho en el aire. Su mano derecha todavía tocaba el tambor demoníaco mientras su mirada se posaba sobre el hombre blindado de oro.

Este séptimo sonido hizo que se oyeran ruidos estridentes en el cielo, y la voz de Wang Lin salió lentamente de esos truenos.

"¡Siete veces ahora!"

El rostro del hombre blindado de oro se contrajo al mirar a Wang Lin y le dijo: "¡Te recomendare al Emperador Demonio!"

Wang Lin sacudió la cabeza y calmadamente dijo: “¡Quiero una de tus manos!”

"¿Te atreves?" Gritó el hombre blindado de oro en voz alta. Sus ojos estaban llenos de intención de matar mientras gritaba: “¡Di eso otra vez!”

"¡Quiero una de tus manos!" En ese momento la voz de Wang Lin salió, su mano derecha golpeó de nuevo al tambor.

¡Dong!

El octavo golpe del tambor se esparció como decenas de miles de ondas. Éste resonó con las palabras de Wang Lin y comenzó a extenderse como loco en todas direcciones.

"¡Quiero una de tus manos!" En este momento, era como si ese era el único sonido que quedaba en este mundo.

Esto era porque Wang Lin había utilizado el poder del octavo sonido del tambor del demonio para afectar los cielos. El rugido resonó en el cielo como si el cielo estuviera a punto de derrumbarse. Entre los sonidos ensordecedores y retumbantes, esa frase sentía que Wang Lin no la había dicho, sino el cielo. ¡La tierra! ¡Era como un rugido del mundo! ¡Era como si Dios hubiera abierto sus ojos para mirar sobre la tierra!

¡Este sonido representaba al mundo!

Los cielos y la tierra se fundieron con el sonido del tambor para formar esa frase. Aunque esa frase no era tan fuerte como el trueno, ¡fue más impactante!

Esta fuerza inimaginable hizo que la expresión del hombre blindado de oro se pusiera pálida de repente. Él involuntariamente dio unos pasos hacia atrás, sus oídos zumbaban, y su rostro se volvió mortalmente pálido!

En ese momento, tenía la ilusión de que se enfrentaba al mundo. La energía espiritual demoníaca dentro de su cuerpo se volvió caótica, e incluso tuvo un rastro de un impulso para cortar su propio brazo.

La gente circundante se quedó conmocionada. Ya no tenían el coraje de hablar como antes, así que toda la plaza estaba anormalmente tranquila.

Aparte de algunas personas selectas entre los espectadores, todos sabían sin lugar a dudas que si Wang Lin les hubiera dicho eso a ellos ahora mismo, habrían cortado sus propios brazos.

¡Ese sonido era el poder de los cielos! ¡Ese sonido justo ahora era ley, las palabras majestuosas y dominantes de los cielos!

Entre los generales demonio, Mo Fei movió su mirada lejos del cielo y cayó sobre Wang Lin por primera vez.

Entre los comandantes en jefe, aparte del comandante en jefe del Cielo, que aún no había mirado a Wang Lin, las otras siete expresiones cambiaron ligeramente. Sus ojos revelaron misteriosas luces mientras miraban a Wang Lin.

"¡Palabras que evocan la ley!" Los siete comandantes en jefe se miraron el uno al otro y vieron conmoción en los ojos del otro.

Ninguno de ellos se dio cuenta de que en el momento en que la voz llegó, los ojos siempre cerrados del comandante en jefe del Cielo se abrieron ligeramente y revelaron un toque de confusión.

Entre los vice comandantes en jefe, el vice comandante en jefe de Amarillo se sorprendió por completo, y el vice comandante en jefe de Xuan dejó escapar un suspiro.

El rostro del hombre blindado de oro estaba completamente pálido, pero rápidamente se recuperó. Miró fijamente a Wang Lin y dijo lentamente: “Tu voz se fundía con el poder del tambor y así tomaba prestado el poder de los cielos. Desafortunadamente, tomaste prestado el poder del tambor del demonio. Si pudieras lograr palabras que evocan la ley con tu propia fuerza, olvídate de mis brazos, aunque quisieras mi vida, ¡la entregaría de buena gana!”

1 comentario: