13 jul. 2017

Death Flags Vol 3 - 16

Editado por Syru.

Capítulo 16.


Hacía falta decirlo ahora, pero Harold y Erika eran enemigos naturales. Eso era porque Harold temía que, si la impresión de Erika de él no fuera lo más baja posible, la historia probablemente se desviaría de la historia del juego que podría conducir a la aniquilación del grupo del héroe. Entonces, sería casi imposible obstruir los planes de Justus.

Por otra parte, Itsuki, que es el hermano mayor de Erika, es problemático también. Harold no se había reunido con Itsuki desde hacía tiempo, y parecía que de alguna manera la impresión de Itsuki de Harold era tan alta como podía ser, era una maravilla cómo había surgido tanto. Si le dijeron a Harold que Itsuki sólo actuaba, inmediatamente estaría de acuerdo.

En otras palabras, los hermanos Sumeragi eran poderosos oponentes, tal vez tan peligrosos como el último jefe, Justus.

Cuando Harold tuvo estos pensamientos, levantó lentamente su cuerpo. Sentía que sólo tenía una pesadilla, pero cuando lo pensó, la verdadera pesadilla llegaría con los acontecimientos que iban a llegar más tarde ese día.

Estaba pensando que no quería despertar, sin embargo cuando miró el reloj de la habitación, la mañana ya había llegado y se acercaba al mediodía. Probablemente se despertó tan tarde por el mal sueño que tenía durante la noche. Mientras Harold se preparaba con lentitud, el sonido de la aldaba de la habitación le indicó que había un visitante. Eso era una señal de que el precursor de la pesadilla de Harold había llegado.

「Buenos días. ¿Dormiste bien?」

「......」

Como era de esperar, cuando Harold abrió la puerta, el que apareció fue Itsuki. A pesar de que Itsuki lo había saludado con seriedad, Harold no tuvo la energía para devolver sus palabras. Ya no podía huir. En ese caso, prefiere vaciar su mente, neutralizar sus sentimientos, y terminar con esto.

「Parece que te falta sueño. Puedo ver que estabas tan emocionada de encontrarte con Erika que ni siquiera puedes dormir bien.」

「Puedo ver que tus ojos son totalmente inútiles.」

Itsuki realmente fue el mejor en incitar a la gente para lanzar ese golpe desde el principio. Es mejor que sea prudente porque esto podría convertirse en una verdadera pelea si no lee bien el estado de ánimo. Harold no podía evitar pensar en este tipo de cosas triviales para escapar de la realidad.

「Date prisa y guía el camino.」

「Estás resistiendo menos de lo que pensaba.」

「Es por mis principios de hacer las cosas incómodas lo más rápido posible. Si aniquilo a cada hombre que viene a la fiesta, esto debería terminar muy rápido.」

「Veo que también lo estás haciendo bien hoy.」

Salieron del hotel y se fueron a la ciudad de Kablan. Ya era de noche cuando Harold llegó aquí antes de que pudiera comprobar el paisaje urbano, pero lo primero que le llamó la atención fue una vía fluvial. Pasó por toda la ciudad y muchos barcos pequeños iban y venían sobre ella.

「Parece que el cauce atrajo su interés. Kablan también se llama Ciudad Lago, el agua realmente viene de las montañas donde-」

Itsuki empezó de pronto a dar una breve lección sobre Kablan. En resumen, Kablan era una ciudad bendecida con agua clara. Ese canal se extendía por toda la ciudad, y los barcos eran un medio de transporte más común que los carruajes. Había un dicho famoso: "Los bebés de Kablan aprenden a mover un bote antes de que aprendan a caminar". Y ciertamente, en la actualidad, había más barcos a la vista que carruajes.

Itsuki se jactaba orgulloso del esplendor de Kablan. Tal vez quería pensar bien de la ciudad natal de su pareja matrimonial.

Después, Harold e Itsuki charlaban mientras caminaban por Kablan, dirigiéndose hacia su destino. En el camino, Itsuki de repente puso una mirada seria y dijo: "Espera, ¿significa esto que he tenido una cita con Harold incluso antes que Erika?". Después de lo cual Harold instintivamente lo empujó hacia el canal.

Harold quería alabarse por su autocontrol que intervino en el último momento.

Al final, Harold perdió la oportunidad para soltar a Itsuki las preguntas que quería hacer, ya que los dos llegaron a su destino después de unos veinte minutos. Esta era la residencia donde vivía la prometida de Itsuki. Entonces, Harold recordó algo importante.

「Oye, ¿cuál es el nombre de la mujer con la que te vas a casar?」

「Vamos a pensar en eso, no te lo dije. Su nombre es Sylvie Berlioz, la segunda hija de la familia Berlioz.」

Harold registró en su cerebro la cantidad mínima de datos personales que escuchó de Itsuki. Sería malo si no supiera el nombre del invitado de honor de la fiesta. Aunque lo que tenía que tener cuidado era de su boca sarcástica.

Decidió estar lo más callado posible frente a los funcionarios de la familia Berlioz. Lo ideal sería que se presentara y no hablara en absoluto. En cuyo caso, sería retratado como un hombre taciturno, poco sociable, pero todavía cortés.

Faltaban tres días para el final de las celebraciones. Quería engañarlos durante todo ese período de tiempo si era posible.

「Entonces, vamos a entrar, Lord.」

「Hmph.」

Itsuki sonrió ligeramente mientras enfatizaba el nombre de "Lord", y estaba claramente muy contento consigo mismo. Harold sólo resopló en respuesta.

Sin embargo, Harold estaba incómodo, preguntándose si realmente estaría bien entrar. No había habido ninguna recompensa por la cabeza de Harold antes, así que su descripción personal realmente no circulaba entre el público. Aunque su nombre y mala reputación eran bien conocidos, pocas personas conocían su rostro. Incluso si alguien reconoció a Harold, él no era un criminal buscado así que no había ninguna razón para atraparlo o arrestarlo.

Sin embargo, el propio Harold se sintió nervioso al pasar por la puerta de la residencia. Ese fue el efecto adverso que vino de ser objeto de miradas hostiles todos los días. Incluso si se dio a sí mismo un carácter fuerte, eso no cambió el hecho de que, en las raíces de su personalidad, era una persona tímida. Sus instintos le decían que encendiera su Interruptor, pero pensó que sería peligroso levantar una tormenta de abusos en este lugar así que se detuvo.

Aunque Harold se preocupaba sin descanso por sí mismo, en ese momento, estaba de pie con el invitado principal de la celebración, Itsuki, así que en realidad no había manera de que la gente de esta casa fuera hostil hacia él.

Itsuki fue recibido por los empleados de la mansión cada vez que pasaba por ellos. Todos estaban alegres y parecían encantados. Incluso si Harold estaba observando desde un lado, podía ver que Itsuki era adorado y las felicitaciones que la gente le daba por su matrimonio parecían venir desde el fondo de sus corazones.

Por lo tanto, naturalmente, esos empleados estaban interesados en Harold que acompañó a Itsuki, pero cuando le preguntaron por él, Itsuki haría un seguimiento inmediato con esto "Este es mi amigo, señor Strousse, podría parecer aterrador y no hablar mucho pero no es un mala persona". Harold simplemente los saludaba en silencio y mecánicamente seguían caminando.

Los dos repitieron este conjunto de acciones varias veces mientras avanzaban dentro de la mansión. Y entonces, Itsuki se detuvo frente a una puerta. Al parecer, Erika estaba allí. Sabiendo que tendría dificultades para tratar con ella, Harold se sintió tenso, había pasado varios años desde que la había visto por última vez.

Sin preocuparse por las preocupaciones de Harold, Itsuki llamó a la puerta.

「Erika, ¿estás ahí? soy Itsuki.」

「¿Hermano mayor? Por favor, espere, estoy...」

「De acuerdo entonces, voy a entrar.」

Itsuki en realidad solo estaba comprobando si Erika estaba presente. Así que, sin preocuparse por el contenido de su respuesta, abrió la puerta directamente.
Sin embargo, mientras hacía esto, movió su cuerpo hacia un lado para hacer lugar a Harold.
La puerta se abrió suavemente sin ninguna interrupción. Entonces, el campo de visión de la habitación estaba ahora abierto, lo que permitió a Harold ver que una persona estaba de pie allí en la parte posterior.

Llevaba un kimono, de color rosa cereza, y su cabello negro era más largo que el de la memoria de Harold. También era más alta que antes, ya que el cuerpo de la jovencita se había convertido en un cuerpo de mujer.

Cuando la puerta se abrió, una ráfaga de viento entró por la ventana, y el cabello negro de la mujer revoloteó silenciosamente con esa brisa. Su piel abiertamente expuesta era de un blanco puro. No había manchas en esa piel perfectamente lisa, era como una cerámica, ya fuera la nuca, los hombros o la parte superior de la espalda, todos ellos eran bendecidos con una blancura deslumbrante. Fue cautivador. Su cuerpo era tan fascinante que podía confundir a cientos de hombres por sí mismo.

Fue sólo después de que la escena se guardó en la mente de Harold que se dio cuenta de que el kimono de Erika se había abierto. No tuvo tiempo de pensar en lo mal que estaba la situación. Habiendo notado que la puerta se había abierto, Erika, que tenía la espalda mirando hacia la puerta, se dio la vuelta.

「Oh, por favor, te dije que espe...」


 


La sentencia de Erika fue interrumpida una vez más. Pero esta vez, no fue porque alguien la interrumpió. Fue porque sus ojos se encontraron con los de Harold.

Ambos se paralizaron y se convirtieron en estatuas vivientes. Después de una breve pausa, y habiendo comprendido aparentemente la situación, la cara de Erika, no, todo, desde el cuello de Erika hasta la cabeza, se volvió rojo escarlata en un abrir y cerrar de ojos. El primero que salió de aquel estupor no era uno de esos dos, sino la asistente de Erika, Yuno.

「Di-disculpe.」

A diferencia de su yo habitual, pronunció unas pocas palabras. Yuno también estaba en un gran pánico. Desde que se había centrado en Erika, Harold no había notado la presencia de Yuno, pero probablemente había estado ayudando a Erika a vestirse. Yuno se puso de pie para cubrir la suave piel de la joven. Tenía prisa porque no quería que las cosas empeoraran. Mientras ella cuidadosamente arregló el Kimono, sus pies se enredaron y ella se cayó en la cama junto con Erica.

「¡Kyaa!」

「M-mis más profundas disculpas, señorita Erika...」

Y así, el cuerpo de Yuno cubrió completamente a Erica cuyo kimono todavía estaba abierto, y cuyo área del pecho estaba peligrosamente expuesta. Ambas eran mujeres hermosas. Y Erika, que fue derribada, tenía la cara roja de vergüenza. Fue un espectáculo de un manga o una novela lésbica.

「... No sabía que tenías este tipo de aficiones, bien, perras copulando en público.」

Eso es lo que salió de la boca de Harold cuando él trató de decir: "No me importa que dos mujeres estén juntas mientras ambas estén bien". Él, por supuesto, nunca les habría llamado de buena gana perras. Harold no pudo soportar esto un segundo más y cerró la puerta, Itsuki lo había empujado a una tarea problemática tan despiadada como siempre. Y las palabras de Itsuki por sí solas no iban a tener mucho peso en los ojos de Harold, ya que él era el responsable de toda esta situación.


◇◇◇◇


「Lo siento...」

Itsuki estaba ahora prosternándose delante de Harold. Se estaba disculpando con Harold y Erika. Era difícil creer que el hombre en un estado tan miserable se casara realmente.

Contrariamente a Harold, que no podía hablar por asombro, el silencio de Erika provino de su ira. Por cierto, antes de que Itsuki se postrara, Erika se arregló y lo atacó con la palma de la mano. Ella sin expresión se había acercado a él y lo golpeó con un fuerte golpe en su espalda. Hizo un sonido espantoso.

Probablemente se había detenido de golpearlo en la mejilla y escogió su espalda en su lugar debido a la fiesta que se avecinaba. Sería desagradable si hubiera una marca roja en la mejilla del novio. Aunque haría una buena carcajada, Harold no quería burlarse de la historia de la obra original.

「Entonces, he reflexionado sobre mis errores, puedo obtener algo de magia de recuperación en mi espalda o...」

「¿Dijiste algo?」

La voz de Erika era fría. Por otra parte, sus ojos, que estaban despreciando a Itsuki, se estaban volviendo fríos también. Era como si estaba mirando basura. Era increíble que Erika, la encarnación de la bondad, pudiera tener este tipo de ojos.

Aunque Harold quería agitar a Itsuki cada vez más diciendo: "Eres incluso peor que esas bestias que se ven como insectos que quieres que persiga, eres un insecto de la basura". Decidió mantenerse alejado del tema en miedo de redirigir la ira de Erika a sí mismo.

「Deja de molestarme. Estás perdiendo el tiempo.」

「P-pero mira, tengo que presentar a Harold, quiero decir, Lord, a Silvi, ¿verdad? ¿cierto?」

El hermano mayor estaba siendo maltratado por su hermanita. Fue realmente miserable. Y tal vez porque había tomado piedad de la miseria de ese hermano, Erika finalmente calmó su ira.

「Por favor, no vuelvas a hacer esto.」

「Sí. Lo juro por Dios.」

「Jaa, en serio... Levántate. Tu ropa se ensuciará.」

「Maldición duele...  eres demasiado cruel conmigo.」

「¿Alguna vez has oído hablar del dicho, “cosecha lo que siembras"?」

「Nunca antes lo había escuchado. ¿Te estás refiriendo quizá al refrán "Conseguir peniques del cielo"?」

「Dicen que buda pondrá la otra mejilla hasta tres veces, me pregunto si eso se aplica a una persona normal, ¿qué piensas, hermano mayor?」

Erika sonreía, pero sus ojos y su voz mostraban lo contrario. Esta vez, la cara de Itsuki se puso azul. Harold se preguntaba si Itsuki se volvería verde o amarillo a la siguiente.

Mientras esos disturbios ocurrieron, el tiempo llego finalmente para encontrarse con los dueños de la mansión, la familia Berlioz.

A pesar de que el dolor en su espalda lo hizo andar torpemente, Itsuki llevó al grupo a una sala de banquetes en un edificio anexo que estaba conectado al edificio principal por un sendero. Era el lugar principal para la celebración y parecía que la familia Berlioz estaba allí.
En cualquier caso, Harold volvió a recordarse a sí mismo permanecer tan silencioso como fuera posible. Pero esa resolución suya fue aplastada sólo unos segundos después de que entró en el vestíbulo.

「¡Una abertura!」

Un ataque. Con un grito, alguien saltó de la sombra de la puerta abierta del pasillo. En su mano sostenía un arma que tenía forma de espada. Esta era la oportunidad de la persona para atacar ya que Harold no estaba actualmente llevando un arma. Esta visita repentina lo pondría en una situación difícil. Y así la hoja atacó a Harold.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario