13 jul. 2017

Death Flags Vol 3 - 18

Editado por Syru.

Capítulo 18.


Punto de vista de Erika.

Después de la partida de Harold, había una atmósfera incómoda dentro de la sala de banquetes. Pero, a pesar de su comportamiento incongruente, había tanto poder detrás de su actitud amenazante que nadie parecía dispuesto a culparlo.


En medio de toda esa prueba, Erica había visto la mirada en los ojos de Harold. Era una mirada de profunda desesperación. Entonces hubo esas palabras que Harold estaba a punto de decir. Suponiendo la naturaleza de Harold y su discurso y comportamiento hasta ahora, encontrar la continuación de su oración era solamente una deducción natural.

“Yo ya no necesito cosas como una prometida.”

Probablemente había empezado a decir eso. Aunque Erika no podía pensar en por qué dudaba en decir esas palabras, creía que tenía algo que ver con la desesperanza que se reflejaba en sus ojos.

「Lo siento mucho. Por favor, permítanme disculparme por su descortesía.」

Itsuki inclinó la cabeza hacia el señor y la señora Berlioz. Por otro lado, la pareja le dijo que no había necesidad de preocuparse por ello.

「Está bien. Es mi marido quien fue y dijo algo insensible. Más bien, Aurelian debe ser el que se disculpe.」

「Mmm, ciertamente, no he considerado los sentimientos de Lord. Tal vez ya se ha asentado con una compañera?」

「Eso es…」

Itsuki vaciló en hablar mientras miraba a Erika con miradas de soslayo. Y Aurelian parecía haber adivinado algo de eso.

「¿Esa compañera podría ser tú, Erika? Si ese es el caso, entonces permítame disculparme con ustedes, también.」

Bueno, era natural tener ese pensamiento después de mirar la reacción de Itsuki. La familia Berlioz conoció la historia de hace cinco años con respecto a un chico llamado Harold que exigió romper su compromiso con Erika.

Sin embargo, no pensaron que el joven con el que habían estado hablando antes era la misma persona, por lo que llegaron a la conclusión de que Lord era el nuevo prometido de Erika. Ellos estaban en lo correcto, pero también estaban equivocados. Y Harold se habría dado cuenta de que estaban equivocados.

「No hay necesidad de disculparse. Lord y yo no estamos en ese tipo de relación.」

Por eso Erika respondió así. Decidió no mirar la triste expresión de la cara de Itsuki. Pero aún así, su corazón estaba dolido.

「Entonces, ¿tienes alguien más?」 (Aurelian)

「... No he oído hablar de eso. Aunque hemos estado asociándonos con Lord durante mucho tiempo, él no es alguien que hable mucho de sí mismo.」 (Itsuki)

De hecho, Erika no sabía lo que realmente estaba pasando en la mente de Harold. Por supuesto, Itsuki y Erika habían oído los malos rumores sobre él, pero no los creían. A menudo fue malinterpretado por su comportamiento... o mejor dicho, hizo que la gente lo malinterpretara a propósito.

Se tomó la desgracia de ser un asesino para salvar a una madre e hija, actuó de una manera que haría que Erika lo odiara para poder cancelar su compromiso sin tener que preocuparse, y puso su vida en riesgo, matando a los enemigos del país, con el fin de salvar a muchos miembros de la Orden de Caballería y la Tribu Estrella Aria. El resultado fue la situación actual de Harold.

Fue tratado muy injustamente. Sin embargo, había muchas cosas que él podría haber hecho para demostrar su inocencia, y sin embargo no lo hizo, por lo que Erika e Itsuki tuvieron que respetar su elección.

「Es una persona misteriosa.」 (Brigitte)

「Puedes decir eso. Pero, él no es una mala persona. Está dispuesto a defender a otras personas y a luchar por protegerlas.」 (Itsuki)

「¡Ahora eso es un verdadero guerrero! La próxima vez, me gustaría tener una pelea formal real con él.」 (Aurelian)

「Bien, pero no pelees a medias contra él. En realidad, yo...」 (Itsuki)

Aurelian, una vez más, se emocionó. Itsuki, que había tenido intercambios adecuados con Harold, comenzó a hablar de sus peleas. Y así, la incomodidad en el aire se desvaneció.

Sin embargo, todavía había un poco de ansiedad en el corazón de Erika.

Los ojos de Harold reflejaban una desesperación tan fuerte. Nunca le había visto ese tipo de ojos antes. En ese momento, Erika creyo ver la ilusión de que Harold se enfrentaba a su propio destino. Por supuesto, eso no era más que una ilusión. Era probable que se preocupara demasiado. Sin embargo, Erika no sólo sabía de la fuerza de Harold, también sabía que tenía debilidades ordinarias. Él estaba constantemente luchando contra sus debilidades internas, y es por el bien de superar esas mismas debilidades que él era tan fuerte.

Ese era el modo de vida de Harold. Él luchó contra sus debilidades, luchó contra las malas costumbres de la gente, luchó contra monstruos, y luego, luchó contra el mundo. Erika sintió que, tal vez incluso ella era el enemigo de Harold. Es por eso que creía que estaba buscando poder excesivamente. El entrenamiento por diez horas al día a partir de su niñez no era normal. En otras palabras, algo estaba empujando a Harold a hacerlo sin falta. Como si el destino lo obligara a luchar desde su nacimiento.

(... Como si la idea de luchar contra todo hubiera sido "plantada" dentro de su cerebro.)

Esas palabras pasaron intuitivamente por la mente de Erika.

Podía imaginarse las semillas del destino, que estaban peleando dentro de Harold, mientras iban a florecer. Ese terrible cuadro la hizo estremecer. De ninguna manera. Eso no podría suceder, ¿verdad?
Pero aún así, esa imagen desagradable estaba ahora pegada a su mente y simplemente no saldría.

Estaba preocupada por lo mucho que se preocupaba por Harold y por lo poco que sabía de él. Estaba preocupada porque no sabía cómo se sentía Harold, o lo que pensaba.

En ese caso, ella sabía lo que tenía que hacer. Y aunque Harold no lo quisiera, incluso si la odiaba por ello, creía que, si podía beneficiarlo, tenía que hacerlo sin vacilar. Por muy desfavorables que fueran los resultados para la propia Erica.


◇◇◇◇


Aunque Harold se había precipitado en salir a pesar suyo, no podía simplemente vagar por la casa de un extraño. Habiendo dicho eso, a pesar de haber salido corriendo afuera, recordó que podría perderse ya que no estaba familiarizado con el lugar. Por lo tanto, al final, simplemente cubrió una distancia desde la que podía mantener la mansión de la familia Berlioz en su línea de visión. Estaba descansando los codos en la barandilla de un puente que pasaba por el canal.

(Maldita sea, lo arruine....)

Había oído a los criminales en la televisión antes de reclamar "Mi sangre se precipitó a mi cabeza por un momento". Y ahora, él sentía que podía entender lo que querían decir. Por supuesto, al igual que ellos, él estaba "lamentándose y reflexionando".

Cuando Harold encontró excusas para sí mismo, estaba confundido por su repentino estallido de "emociones que no podría haber sentido". Había estado tratando de hacer que Erika lo odiara durante ocho años, había intentado todos los medios posibles para cancelar su compromiso con ella, y sin embargo, casi reflexivamente había dicho que era su prometida.

En otras palabras, lo que sentía era...

「¡Como diablos eso podría ocurrir...!」

Con una voz baja, gimió en la negación de sus propios pensamientos.

No había absolutamente ninguna manera de lo que él sentía era amor. Harold era un hombre joven y sano. Sólo perdió temporalmente el control de sí mismo al ver la atractiva figura de Erika. No era más que un fenómeno fisiológico, la lujuria. Tenía que ser eso.

Sin embargo, había otro problema, y ese era el comportamiento malhumorado que Harold había mostrado mientras abandonaba su asiento sin el permiso de Aurelian.

Aunque Aurelian también estaba equivocado, como Itsuki había dicho, él era el jefe de esta región. La Casa Berlioz tenía una posición aún mayor que la de Harold, y sin embargo un joven como él fue y los trató con tanto desprecio. No sería ninguna sorpresa si se le prohibió entrar en la región por el resto de su vida.

Si eso ocurriera, no podría seguir la petición de Ituski, y no sabía lo que Justus diría al respecto. Aunque pensó en disculparse ahora que había recuperado su calma, seguramente iba a ser muy difícil para él expresar su gratitud apropiadamente. O mejor dicho, la situación probablemente empeoraría si lo intentara. Bajo la luz del atardecer, Harold se preguntaba qué debía hacer.

「¿Qué está haciendo en un lugar así?」

Harold se volvió hacia la voz que no debería haber estado aquí.

Y entonces, en medio de una vista que reflejaba la Europa medieval, vislumbró la figura erguida de Erika; Vestida con un kimono, en un contraste de otro mundo con su entorno. Su sorprendente belleza probablemente estimularía a cualquiera. Ella no era inexpresiva, pero Harold no podía leer sus emociones de su expresión facial, aunque le daba escalofríos.

「Puedo ir a donde quiera. ¿Para qué has venido?」

「Mi hermano mayor pensó que podría haberse perdido.」

「No me trates como un bebé. Es molesto.」

「Estoy tan preocupada como usted.」

Bueno, eso fue sin duda correcto. Era seguro asumir que Itsuki había empujado a Erika, diciéndole “Ve a consolar a Harold ahora, es una oportunidad perfecta". En ese sentido, Harold sentía lástima por ella mientras ella estaba siendo sacudida por nada menos que él.

「Entonces date prisa y ve a informar a tu tonto hermano que su preocupación es inútil.」

「Haré eso, pero primero, hay algo que me gustaría personalmente preguntarle, joven Harold.」

「¿Algo que te gustaría preguntar?」

Cuando dijo eso, Harold recordó. Itsuki había mantenido su presencia completamente secreta de Erika.
Así que era natural que se preguntara por qué Harold estaba aquí. Aunque normalmente hubiera estado bien explicárselo una vez que se reunieran cara a cara, la atmósfera y el momento de hacerlo se habían desvanecido completamente gracias a las travesuras de Itsuki. Realmente se destacó en crear problemas.

「Oye, señorita, tienes una muy rara forma de relajarte por aquí. ¿Estás haciendo turismo?」

De repente, una voz se interpuso entre Harold y Erika. El dueño de esa voz era un hombre muy bien curtido y de piel oscura que tenía músculos sanos y firmes. De su camisa sin mangas, de sus pantalones cortos y anchos, de sus pies desnudos, a excepción de un par de sandalias, y del pañuelo alrededor de su cabeza, Harold podía adivinar a primera vista que el hombre era marinero. Al mismo tiempo, Harold pensó en el saludo del hombre.

「No vamos a abordar su barco.」

En un muelle cercano, en el canal, un pequeño bote estaba anclado, y a diferencia de los que se hicieron para viajar y transportar, tenía algunas decoraciones simples en él. Su tamaño y la forma no eran muy diferentes de la de las otras pequeñas embarcaciones en la zona, pero se sentía como si estuviera hecho para los cruceros de placer. Este marinero era probablemente el dueño de ese barco.

「Bueno, no digas eso. Quiero decir, esta es tu oportunidad de demostrar cuán confiable eres a tu señorita.」

A pesar de la fría respuesta de Harold, el marinero no pareció desanimarse. Por el contrario, fue y confundió a Harold y Erika como un par de amantes. No era extraño pensarlo desde el punto de vista de un tercero. El problema era que el malentendido del hombre había puesto una mina entre Harold y Erika.

Preocupado por el marinero, Harold trató de alejarse de aquel lugar. Pero sus pies fueron detenidos por una declaración inesperada.

「Bien, bien. Entonces, un viaje para dos personas, por favor.」

Harold no podía creer lo que oía. Si Erika quería tener un crucero de pseudo-placer, era libre de hacerlo para ella misma. Sin embargo, ella dijo "dos personas". En esta situación, era imposible que esas dos personas fueran otra que Harold y Erika.

「... No veo a tu criada en ninguna parte.」

「Juno está ayudando con la creación de la sala de juntas.」

Aunque Harold apostó a una pequeña posibilidad, todo lo que obtuvo a cambio fue una respuesta equivalente a "¿qué ocurre?". Como era de esperar, parecía que Erika quería montar en el barco con Harold.

Harold no podía entender lo que Erika estaba pensando en absoluto. Sin embargo, si ella sólo quería tener una charla, ella no habría tenido que salir del camino para abordar un barco. La mente de Harold estaba confundida, ya que no podía pensar en una respuesta lógica.

Como si hubiera visto una oportunidad en esa confusión, Erika tomó la mano de Harold.

「Vamos, joven Harold.」

「Oye, ¿qué diablos estás...?」

「Pero no va a seguirme si no hago esto, ¿verdad?」

「¡Obviamente! Por qué querría ir con... Suelta mi maldita mano.」

「Mi hermano mayor dijo que, cuando se trata del joven Harold, cuanto más agresivo sea, mejor.」

「¿¡Y tú crees las palabras de ese tipo!?」

「No. Sólo lo uso a mi conveniencia.」

Eso fue innecesariamente vicioso. Erika era realmente la hermana de su hermano. Habiendo concluido que era imposible convencer a Erika con palabras, Harold utilizó todas sus fuerzas para soltarse. Sin embargo, por alguna razón, no podía liberarse de su agarre.

No importaba cuántas veces lo intentara, su fuerza se dispersaría y lo dejaría. Sus esfuerzos tuvieron poco o ningún efecto. Erika, que sostenía la mano izquierda de Harold, le dio una explicación a ese fenómeno incomprensible.

「Joven Harold-sama, ¿sabes sobre “Aiki"? Aiki es una especie de taijutsu, simplemente, es una técnica que priva al cuerpo del oponente de su libertad".

De esas palabras, Harold tenía un sudor frío.

Erica, que hablaba con indiferencia, era misteriosamente amenazadora. En realidad, Harold incluso sintió que ella era un poco aterradora.

(Lo sé, pero ¿¡por qué demonios existe el Aikido en este mundo!?)

Incluso si de alguna manera existía en este mundo, todavía era extraño para Erika hacer uso del Aikido.
En el juego, no había un comando de combate cercano para Erika. Su único ataque físico era el tiro con arco, y además, se suponía que era un personaje que se especializaba en la magia y se centró sólo en el apoyo desde atrás.

Y, sin embargo, ¿cómo podía dominar algo como el Aikido? Parecía que había evolucionado más allá de las expectativas de Harold.

「Gua, no creía que la señorita era en realidad la más fiable en esta pareja. Nunca es fácil lidiar con una mujer más fuerte que tú, ¿verdad? Sólo colgare allí, Don Juan.」

Con una mirada que tenía sorpresa y simpatía mezclada en ella, el marinero golpeó ligeramente la espalda de Harold para consolarlo.

Aunque Harold estaba muy insatisfecho, al final, no pudo soltarse de la mano de Erika y fue llevado a la pequeña embarcación sintiéndose tímido mientras los ojos curiosos de la gente alrededor se habían reunido en él, probablemente había visto a "un hombre con un malvada mirada que se atrevió a quejarse mientras que era conducido por la mano de una belleza imponente".

En ese pequeño barco, Harold no podía dejar de sentirse como se navegara junto a la parca sobre el río Estigia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario