21 abr. 2017

Xian NI: Capítulo 441

Editado por Syru.

La locura de Zhuque Zi (1).


Situ Nan dijo, mientras miraba fijamente el carro de guerra: "¡Tesoro celestial! Aunque es un tesoro celestial de baja calidad, es uno de los más poderosos tesoros celestiales de baja calidad, muy cerca de la calidad media. Pequeño mocoso, ¿cómo tienes tantas cosas buenas en tus manos? Si este espíritu bestial fuera un poco más fuerte, podría ser capaz de elevarla a un tesoro celestial de calidad media".



"De baja calidad..." Los ojos de Wang Lins se iluminaron. Tenía tres carros de guerra y éste era el más pequeño. Los otros dos eran más fuertes, especialmente el último.

"He visto algunos registros antiguos sobre tesoros celestiales que usan espíritus bestiales. Estos sólo pueden ser producidos en el Reino Celestial, y después de que el Reino Celestial se derrumbó, estos tesoros casi se extinguieron. Desafortunadamente, aunque este es un tesoro celestial de baja calidad, requiere una técnica especial para usarlos como tesoros celestiales de calidad media. Usarla por la fuerza no puede desatar toda su potencial. ¡Qué lástima!" Situ Nan soltó un suspiro. Realmente admiró a Wang Lin en este momento. Aunque el nivel de cultivo de este mocoso no era tan alto como el suyo, seguro que tenía bastantes tesoros. Cuando estaba en este nivel de cultivo, ni siquiera tenía un solo tesoro celestial.

Wang Lin miró a Situ Nan, sacó un trozo de jade y después de grabar algo de información, lo arrojó a Situ Nan.

"¡Mira esto!"

Situ Nan cogió el jade. Cuando lo comprobó, su expresión cambió mucho. Miró a Wang Lin y dijo: “¿Esto es... la técnica para controlar este tesoro celestial?”

"Eso es correcto. El uso de esta técnica le permite controlar este Carro del Dios del Asesinato. Incluso puedo prometer que esta técnica fue dejada atrás por el creador de este tesoro celestial." Wang Lin asintió y miró Situ Nan con una sonrisa que no era una sonrisa.

Situ Nan apartó el jade, soltó una sonrisa traviesa y dijo: “¿Estás planeando darme este Carro del Dios del Asesinato?

La expresión de Wang Lin permaneció igual que su mano formó un sello y señaló el carro de guerra. Un rayo de luz negra voló desde el carro hacia Wang Lin.

"¿Por qué no te lo regalaría?" Wang Ling agarró el Mando de la Bestia y la guardó. Situ Nan estaba a punto de vengarse, y si no tenía ningún tesoro, Wang Lin estaría un poco preocupado por él, así que decidió dar a Situ Nan el carro de guerra. Con el nuevo cuerpo de Situ Nan y el carro de guerra, su búsqueda de venganza será mucho más suave.

Sin el Mando de la Bestia que lo controlaba, el espíritu bestial soltó un rugido mientras se envolvía alrededor del carro de guerra y rápidamente escapaba.

Situ Nan se echó a reír mientras rápidamente lo perseguía.

¡No corras! ¡Ven a jugar con este anciano."

Los cuatro ejércitos del Clan Inmortal Abandonado cubrieron los cielos de las partes norte, este, oeste y sur del continente Suzaku.

En el ejército oriental, los ojos del quinto antepasado se tornaron fríos. Él agitó su mano y suavemente dijo, "La espera de tres meses está casi terminada. ¡El día de la destrucción del país de Suzaku está a punto de llegar!"

En cuanto terminó de hablar, inmediatamente comenzó a moverse junto con la enorme nube negra detrás de él. Su objetivo era el centro del país de Suzaku, el Monte Suzaku!

Al mismo tiempo, los otros tres ejércitos del Clan Inmortal Abandonado se movieron y comenzaron el último ataque contra el país de Suzaku.

Los dos árboles gigantes de la reencarnación en el continente de Suzaku comenzaron a brillar intensamente y entonces dos espíritus ancestrales brillantes salieron de ellos.

Estos dos Espíritus Ancestrales tenían plantas de diez hojas en sus frentes. En el momento en que aparecieron, también se precipitaron hacia el país de Suzaku.

Del lado del país de Suzaku, las cuatro líneas de defensa fueron inmediatamente obligadas a retirarse.

Esta era una guerra grande, así que el continente entero de Suzaku temblaba mientras que el sonido de conjuros innumerables resonaron a través de la tierra.

Zhuque Zi estaba actualmente de pie en la cima del Monte Suzaku. Su túnica roja fluía en el viento junto con su cabello blanco. Se quedó inmóvil.

Chu Yuanfei se había ido. El antepasado Ascendente de la Secta Tierra Aplastante fue escondido en el cultivo de puertas cerradas. En este momento, el único cultivador Ascendente en Suzaku fue Zhuque Zi.

Su figura reveló un toque de tristeza y soledad, pero aún más, ¡un toque de locura!

"Cultivadores del planeta Suzaku, soy el actual Suzaku. Todos ustedes ya no necesitan defenderse; Que el Clan Inmortal Abandonado venga! Qian Feng y Liu Mei, los dos vengan aquí". El mensaje divino de Zhuque atravesó todo el continente Suzaku.

Todos los cultivadores que estaban defendiendo soltaron suspiros mientras oían esto y se dispersaban mientras corrían por sus vidas.

Sin los cultivadores deteniendolos, los cuatro ejércitos del Clan Inmortal Abandonado cargarón hacia el centro de Suzaku como violentas tormentas.

Si uno miraba desde arriba, vería que todo el continente Suzaku estaba cubierto por cuatro nubes gigantes y negras que rápidamente se acercaban en el centro.

Zhuque Zi tenía las manos en su espalda cuando miró el cielo azul y dijo, "¡Todo estará decidido!"

Poco después, dos figuras volaron desde la distancia y se detuvieron junto a Zhuque Zi. Eran Qian Feng y Liu Mei.

Qian Feng llevaba una túnica negra y sus ojos desprendían un aura maligna. Silenciosamente miró a Zhuque Zi con una expresión sombría.

Liu Mei seguía siendo hermosa. Parecía una hada con la túnica de seda blanca que llevaba puesta. En este momento sus cejas estaban muy unidas, pero también se quedó en silencio.

La figura de Zhuque Zi contenía un rastro de soledad cuando dijo, con un tono pesado, "El país de Suzaku no puede defenderse del Clan Inmortal Abandonado. Qian Feng, Liu Mei, los dos van a pasar por un juicio de vida o muerte hoy. Si ustedes dos viven o mueren dependerá de su suerte."

En este momento, las nubes negras se cerraban como tsunamis furiosos. La nube negra del este sólo tenía una persona: una de mediana edad con una túnica gris que parecía un erudito. Con un paso, llegó a trescientos metros de distancia de Zhuque Zi. "Zhuque Zi, soy el quinto antepasado del Clan Inmortal Abandonado".

Otra persona salió de la nube negra del oeste. Esta persona parecía muy joven y todo su cuerpo estaba cubierto de tatuajes, ¡excepto que sus tatuajes no eran negros sino dorados!

Si Wang Lin estuviera aquí, habría reconocido a esta persona de un vistazo.

Esta persona lentamente dijo: "El joven maestro del Clan Inmortal Abandonado saluda a Zhuque Zi".

Tres personas salieron de la nube negra del sur. Los tres cerraron la brecha en un paso y se detuvieron a trescientos metros de Zhuque Zi.

Dos de ellos estaban en un estado de ilusión. Miraron a Zhuque Zi pero no dijeron una palabra. La otra persona era una mujer. Era muy hermosa y sus ojos contenían un toque de encanto. Miró a Zhuque Zi, sonrió y dijo: “Esta chica es la tercera antepasada del Clan Inmortal Abandonado, y estos dos son los espíritus ancestrales de mi clan.”

De la nube negra del norte, Yunque Zi salió. Susurró hacia Zhuque Zi, "hermano sénior".

Zhuque Zi de repente se volvió hacia Yunque Zi y preguntó, "¿Debería llamarte Yunque Zi o segundo antepasado?"

Yunque Zi sacudió la cabeza y dijo: "Olvídalo. Hermano sénior puedes llamarme como quieras.”

"Todos ustedes han venido. El único chamán de once hojas del Clan Inmortal Abandonado, primer antepasado, también podrías salir.” Los ojos de Zhuque Zi brillaron al mirar al cielo.

Un rayo de luz de cinco colores se reunió en el cielo y una figura transparente tomó forma lentamente. La figura descendió lentamente y dijo: "Zhuque Zi".

Este primer antepasado parecía extremadamente ordinario, pero con una sola palmada, había asustado a Chu Yuanfei. Este poder era similar al de un cultivador de Ascendente avanzado, y hasta cierto punto incluso lo superó.

Yunque Zi dijo, en un tono pesado, "hermano sénior, nuestro objetivo no es destruir el planeta Suzaku, sino encontrar una manera de coexistir. Si prometes entregar el Cristal del Planeta de Cultivo, podemos detener esta guerra. ¡Separaremos el planeta a la mitad y nunca más nos molestaremos!”

Zhuque Zi soltó una carcajada que contenía un toque de burla y dijo: "Si no fuera por el hecho de que todos tuvieran miedo de que yo destruyera el Cristal del Planeta de Cultivo, ya habrían atacado sin perder tiempo en todas estas tonterías."

"¡Arrogante!" Los ojos del quinto antepasado se iluminaron cuando se golpeó la frente y apareció un tatuaje. Señaló el tatuaje, escupió algo de sangre y gritó: "¡Sello!"

El tatuaje inmediatamente comenzó a brillar rojo sangre y se lanzó hacia Zhuque Zi.

El quinto antepasado sabía que Zhuque era poderoso; Esto sólo tenía la intención de probar las aguas, así que no se acercó más.

Los ojos de Zhuque Zi se enfriaron y él se burló. Parecía que no iba a reaccionar, pero entonces un resplandor dorado apareció a su alrededor. Sonidos de agrietamiento vinieron del tatuaje mientras que las grietas aparecieron en él y entonces se rompió poco después.

Al mismo tiempo, la expresión del quinto ancestro cambió y rápidamente retrocedió. En ese momento, un punto sangriento apareció en su frente y la sangre empezó a salir de ella.

El primer antepasado frunció el ceño y llegó ante el quinto antepasado. Extendió la mano y sacó una aguja de oro. Sin embargo, en el momento en que apareció la aguja, desapareció sin dejar rastro.

La expresión de Zhuque Zi era sombría mientras se movía. Su velocidad era demasiado rápida, tan rápida que, además de Yunque Zi y el primer antepasado, nadie vio lo que había hecho.

"¡Sello de Suzaku, ataca!" La voz antigua de Zhuque Zi provenía del vacío.

Cuando volvió a aparecer, ya estaba señalando desde el cielo. El cielo se oscureció cuando una gran cantidad de llamas aparecieron alrededor de su cuerpo. La llama cubría todo a menos de trecientos metros de él y el suelo empezó a mostrar signos de ser quemado.

Aparte de Yunque Zi y el primer antepasado, todos retrocedieron rápidamente para evitar el impacto de las llamas.

Al mismo tiempo, un fénix de fuego salió del cuerpo de Zhuque Zi. Dejó escapar un chirrido antes de que cerrara sus alas y descendiera hacia el suelo.

El primer antepasado cargó en el cielo. Su cuerpo comenzó a soltar un resplandor negro, luego levantó la mano y señaló hacia arriba. De repente apareció en su frente una misteriosa planta de once hojas. Una de las hojas cayó y flotó hacia donde apuntaba.



Anterior     Índice     Siguiente

2 comentarios: