11 feb. 2017

Xian Ni: Capítulo 324

Editado por Syru.

El hechizo celestial no puede ocultar tus miles de años de obsesión.


La mujer de túnica blanca susurró: “¡No puedes salir antes de que la cuarta espada tome forma!”

Ella agitó su mano y la espada del rayo se derrumbó inmediatamente. El anciano retrocedio y creó sólo doscientas espadas esta vez. Él cargó hacia ella con aún más emoción en sus ojos que antes.

En este momento, llegó la última ola de espadas celestiales. Del montón de espadas brotó un rugido y el cuarto dragón tomó forma.

Los ojos de la mujer vestida de blanco estaban tranquilos mientras movía la mano. Los cuatro dragones de oro se arremolinaron a su alrededor. Ella apuntó a uno con su dedo y de inmediato se derrumbó, revelando una simple espada celestial.

Este apuntar hizo que el aura de muerte se extendiera a su rostro. Los dos mil años de energía celestial se habían agotado casi por completo. Si no fuera por el hecho de que necesitaba una gran cantidad de energía celestial para transferir el alma de Zhou Yi, podría haber matado a ese anciano con un dedo.

"¡Segunda Espada Celestial de la Lluvia! ¡Espíritu de la espada, aparece!"

La espada celestial soltó una luz dorada, luego un orbe de oro salió de su hoja. El aura de muerte en la mujer se extendió aún más. Rápidamente agarró el orbe dorado y lo arrojó hacia el dragón que tenía una masa púrpura en su frente.

Después de perder el orbe dorado, la espada celestial perdió su brillo y cayó del cielo.

Cuando cayó la espada, todos los ojos de los cultivadores circundantes se centraron en ella.

El anciano cargó de nuevo. Esta vez, formó sellos y aparecieron diez espadas delante de él. Dejó escapar un rugido y rápidamente se lanzó hacia adelante.

Justo en este momento, alguien de repente se lanzó fuera de la multitud. Esta persona era el hombre de mediana edad que había luchado con Chi Hu.

En el instante en que salió, tres cristales de color sangre aparecieron a su alrededor. Bajo su control, atacaron al anciano.

El anciano miró a la persona y le hizo un gesto con la mano sin decir una palabra.

El hombre de mediana edad gritó: "¡Cristal de Sangre de Intención de Matar, explota!"

¡Boom! ¡Boom! ¡Boom!

Los cristales de sangre explotaron con tres golpes fuertes, y en medio de las explosiones apareció un vórtice negro. Una mano gigante salió del vórtice y se acercó al anciano.

El rostro del anciano cambió cuando vio la mano. Él gritó: "Tian Yunzi, si me impides tomar la espada celestial, nuestras sectas tendrán un baño de sangre por mil años cuando regrese!"

Justo después de decir eso, esquivó a un lado y rápidamente cargó hacia la mujer vestida de blanco.

La mano rápidamente lo persiguió. Una voz muy antigua vino del vórtice.

"Ling Tianhou, la espada celestial pertenece a los que están destinados a tenerla. Si puedes tenerla, entonces estás condenado.”

"Tian Yunzi!" El cuerpo de Wang Lin temblaba. Contempló el vórtice con una misteriosa luz en los ojos y reflexionó en silencio.

El rostro del anciano era sombrío. Se movió tan rápido como un relámpago y en un abrir y cerrar de ojos apareció ante la mujer vestida de blanco. Rápidamente extendió la mano hacia la simple espada celestial que se estaba formando.

Sin embargo, justo cuando estaba a punto de agarrar la espada, otra persona salió de la multitud más rápido que la anterior. Agarró la espada celestial antes de que el anciano pudiera y escapó rápidamente.

"Jaja, Ling Tianhou, yo, Tian Mozi, no soy codicioso. ¡De las cuatro espadas celestiales, sólo tomaré una, adiós!” Esta persona era ese erudito de mediana edad. Llegó antes que el anciano y se escondió dentro de la multitud. Cuando actuó, fue capaz de robar la espada celestial en un solo movimiento.

"¡Tian Mozi! ¿Te atreves a robarme? Solo espera; ¡Tu planeta, Tian Mo, será aniquilado por mi secta de Da Lou!"

"jaja, Ling Tian, sería difícil evitar una pelea entre nosotros. ¡Estoy dispuesto a acompañarte en cualquier momento!" Ese erudito de mediana edad se rió de la amenaza del anciano. Se movió aún más rápido cuando alcanzó el vacío. De repente, apareció un vórtice negro y entró en él. Este vórtice lo llevó a su planeta.

“¡Esa velocidad! ¡Es aún más rápido que mi brújula de estrellas!" Wang Lin respiró hondo. Todo lo que podía ver eran imágenes residuales.

La mujer de túnica blanca ni siquiera parpadeó. Señaló otro dragón dorado. El dragón soltó un rugido y se convirtió en una espada curvada.

Los ojos del anciano se iluminaron y él extendió la mano hacia la espada, pero la mano de Tian Yunzi estaba aún más cerca.

Los ojos de la mujer vestida de blanco se volvieron fríos mientras señalaba al anciano. El anciano gritó y la ropa de su pecho se desgarró cuando apareció una huella negra en su pecho.

El anciano tosió sangre, pero su mano no se ralentizó cuando alcanzó la espada celestial.

El aura de la muerte había alcanzado su apogeo. Sus ojos se llenaron de tristeza mientras susurraba: “Si quieres esta espada, puedes tenerla, pero el espíritu de la espada es mío.”

En el momento en que el anciano agarró la espada, un orbe de oro apareció y voló hacia la mujer. Lo arrojó hacia la frente de un dragón dorado.

"¡Esta espada me pertenece!" El anciano rió mientras soportaba el dolor en su pecho. Se aferró a la espada y rápidamente retrocedió.

La mano detrás de él de repente se detuvo y squivó a un lado; Ya no lo perseguía. En cambio, se agarró del hombre de mediana edad que luchó con Wang Lin y Chi Hu y lo tiró de nuevo en el vórtice. El hombre y la mano desaparecieron rápidamente.

En el momento en que desapareció, la antigua voz de Tian Yunzi volvió a aparecer.

"Ling Tianhou, que reciben una espada celestial es la voluntad de los cielos, por lo que no te detendré, pero conoces tu propio límite..."

El anciano rió. Sus ojos aterrizaron sobre la mujer de túnica blanca, a la que él dijo sombríamente, "Tu ataque es mucho más débil que antes. Esta huella celestial ni siquiera era capaz de matarme. Al ver que eres un celestial, no te mataré, pero por las dos últimas espadas celestiales, ¡no puedes tomar sus espíritus de espada!"

Después de que una espada celestial pierda su espíritu de espada, aunque sigue siendo una espada imparable, ya no tendrá ninguno de sus hechizos. También requiere un espíritu nuevo.

La tristeza de los ojos de la mujer vestida de blanco aumentó. Ella soltó un suspiro mientras señalaba a uno de los dragones dorados. El dragón de oro se derrumbó, convirtiéndose en una gran espada que simplemente flotó allí.

El anciano soltó un resoplido mientras su mano izquierda alcanzaba la espada.

La mujer vestida de blanco dejó escapar un suspiro y señaló su frente. Lo último de la energía espiritual celestial en su cuerpo fue utilizado para crear un escudo alrededor de ella para forzar al anciano lejos.

El anciano soltó un rugido enojado y agitó viciosamente la espada celestial en su mano contra el escudo. El escudo temblaba, pero no se rompía.

¿Cómo podría el anciano estar dispuesto a dejar que esto suceda? Lanzó violentamente la espada celestial e incluso usó hechizos en el escudo.

Después de usar el último trozo de energía espiritual celestial, la mujer vestida de blanco comenzó a cerrar lentamente los ojos mientras el aura de la muerte la rodeaba.

"Zhou Yi, no soy la verdadera alma de un Rey Celestial. Un Rey Celestial no tiene emociones. Soy un alma quebrada que de alguna manera se formó. Te vi protegiéndome durante dos mil años, y cuando quemaste tu alma origen, supe que fui formada por tu obsesión..."

"... Gracias... si hay otra vida, espero que no ser un alma rota y que sigas estando a mi lado".

Un grito triste vino de la masa púrpura en la frente del último dragón dorado.

"¡¡Ting Er!!"

El cuerpo de la mujer vestida de blanco comenzó a caer. Se esforzó por señalar la última espada. Un orbe de oro salió de la espada y se fusionó con el último dragón dorado.

Después de terminar todo esto, dejó salir una sonrisa de felicidad por primera vez. Era muy hermosa.

Gracias a los cielos, gracias a la tierra, gracias al destino por dejarnos conocernos...

El hechizo celestial no puede ocultar tus miles de años de obsesión...

Miles de años de protección permitieron a este milagro ocurrir ...

Tu obsesión sacudió los cielos, tus emociones sacudieron la tierra. Por mí, has renunciado a tu vida; Por ti, también estoy dispuesta a renunciar a mi vida...

Tú y yo nos encontraremos en nuestra próxima vida. Cuando nos encontremos de nuevo, no olvides.... esta vida…

"¡No!" Un rugido miserable vino de la masa púrpura en el último dragón dorado. Un rayo de energía de espada púrpura cargó fuera del dragón y tomó la forma de Zhou Yi.

Cuatro orbes de oro se fusionaron en la frente de Zhou Yi. Cuando se fusionaron completamente, una espada ilusoria apareció en su frente y todo su cuerpo comenzó a emitir una luz dorada.

Sin embargo, esta luz dorada no emitía una sensación apacible, sino un profundo sentimiento de tristeza.

En el momento Zhou Yi Salió, el dragón de oro se derrumbó, revelando una espada corta que sería utilizada por las mujeres*. Flotó junto a la gran espada.

*(Pues discrepo con ello, las espadas cortas son muy versátiles, ya sea como doble arma o con una rodela… Son de las preferidas por hombres. Pero, entiendo el punto, debido a su tamaño y peso son fáciles de manejar por personas con poca constitución física.)

Esta espada grande y pequeña espada eran como una pareja.

La mujer de túnica blanca cerró los ojos y su cuerpo cayó. Con su muerte, el escudo desapareció.

"¡¡¡Por qué!!! ¿Por qué tienes que ser así? Si tuviera que morir, moriría. ¿Por qué tienes que hacer todo esto por mí...? Tú mueres, yo vivo... Tú vives, yo muero. ¿Podría nuestro destino siempre ser así? ¡No!" Zhou Yi deseaba abrazarla, pero cuando la tocó, su cuerpo se volvió translúcido y pasó a través de ella.

¡El dolor en sus ojos podría mover los cielos! ¡Podría mover la tierra!

El cadáver femenino atravesó su cuerpo y cayó. Con el escudo desaparecido, las dos espadas celestiales parecieron seguir algún tipo de atracción y cayeron con el cadáver femenino ...

Mirando el cadáver femenino cayendo, el dolor en sus ojos se hizo aún más fuerte.

Ting Er...

No soy Ting Er ...

Sin embargo, el nombre de Ting Er... me gusta mucho...

Sólo soy un alma rota, nacida de tu obsesión...

El anciano desató un rugido de ira mientras cargaba hacia las dos espadas celestiales al lado del cadáver de la mujer. Al mismo tiempo, su mirada pasó junto a Zhou Yi con cierto temor en los ojos.

Wang Lin miró todo esto desde lejos. Una punzada de dolor apareció en su corazón.



Anterior     Índice     Siguiente

3 comentarios: