2 feb. 2017

Xian Ni: Capítulo 252

Editado por Syru.

Tesoro mágico.


La tienda que Wang Lin alquiló no estaba en la calle principal, sino a un lado. Si uno no lo buscaba, era muy difícil de encontrarla, pero a Wang Lin no le importaba. Después de una noche de cultivo, la niebla roja que le rodeaba se condensó aún más.

Cuando llegó la mañana, Wang Lin abrió la puerta de la tienda. Como un mortal, limpió la tienda. Entonces, su cuerpo se movió y desapareció de la tienda.

Cuando regresó, su bolsa de almacenamiento contenía bastantes árboles grandes que había arrancado junto con sus raíces.

Limpió la corteza de los árboles y los convirtió en bloques de madera. Wang Lin comenzó a recordar su infancia, cuando su padre le enseñó a tallar.

Estos recuerdos gradualmente llenaron su mente. Wang Lin reflexionó durante mucho tiempo. Luego agarró un gran bloque cuadrado de madera. Con un ligero movimiento de la mano, el bloque cuadrado de madera fue cortado en diez pedazos.

Poco a poco, como Wang Lin talló, parecía recuperar algo que había perdido hace cuatrocientos años. Con cada golpe, parecía volver a su infancia, de nuevo a cuando vivía en ese pequeño pueblo.

En ese momento, la energía espiritual en el cuerpo de Wang Lin comenzó a moverse. Se arraigó profundamente dentro de la estatua que estaba tallando.

El tiempo pasó volando y la noche llegó de nuevo cuando Wang Lin recobró sus sentidos. Miró el bloque de madera en su mano. El bloque de madera se había convertido en una talla de madera. La talla era la de un hombre de mediana edad con una sonrisa amable.

El hombre de mediana edad llevaba un manto grueso y sus manos estaban llenas de líneas ásperas.

Aunque esta talla de madera era muy áspera, parecía estar viva. Olas de energía espiritual se separaron de la talla. Mientras Wang Lin miraba la talla, empezó a sentir dolor en su corazón.

Su mano derecha frotó suavemente la talla mientras murmuraba, "Padre, tu hijo te extraña mucho..."

Después de reflexionar durante mucho tiempo, Wang Lin movió la talla de madera a un lado. Recogió otro trozo de madera y comenzó de nuevo a tallar de nuevo, golpe por golpe.

La noche empezó a enfriarse, pero pasar un día sin dormir no era nada para Wang Lin. Cuando estaba siendo perseguido, estaría corriendo durante días.

En el momento en que el sol se elevó, la escultura en la que Wang Lin estaba trabajando tomó forma. Esta talla de madera tenía la forma de una mujer de mediana edad. Sus amorosos ojos miraban a lo lejos como si estuviera esperando a que regresara su hijo.

Colocó las dos tallas de madera una junto a la otra y soltó un largo suspiro mientras sacaba otro pedazo de madera y empezaba a tallar.

El tiempo pasaba lentamente. Wang Lin siguió tallando y sólo tomó descansos cuando se sintió muy cansado.

En un abrir y cerrar de ojos había transcurrido un mes. El número de cosas en la tienda de Wang Lin aumentó gradualmente. Los estantes a lo largo de la pared de la tienda estaban llenos de tallas de madera que parecían vivas. Había hombres y mujeres, jóvenes y viejos, y todos en varias poses.

Estas tallas de madera eran todos los residentes del pueblo natal de Wang Lin. De alguna manera, Wang Lin los había revivido.

En este mes, Wang Lin no tenía un solo cliente, pero no le importaba, ya que estaba inmerso en la talla. Incluso dejó de cultivar.

Un día, Wang Lin sostuvo un tallado de madera a medio terminar en su mano. Este tallado de madera, por alguna razón desconocida, liberó un aura primitiva. Si algún cultivador del Mar del Diablo viera este tallado, lo reconocerían inmediatamente como un dragón.

Este dragón fue la primera bestia espiritual que Wang Lin conoció cuando estaba con Li Muwan.

Mientras estaba tallando, la campana sonó cuando la puerta fue abierta por alguien. Un muchacho muy fuerte miró cuidadosamente dentro.

El muchacho vio a Wang Lin y se sobresaltó, pero inmediatamente quedó impresionado después de ver todas las tallas en la habitación. Él preguntó: "Tío, ¿has tallado todo esto? ¡Son tan boniaos! ¿Puedes darme uno?"

Wang Lin sonrió y dejó la talla en la mano. Agarró un tallado de uno de los estantes. Esta fue el tallado de una persona, una persona con la que Wang Lin estaba muy familiarizado con el nombre de Wang Hao.

El chico ante él se parecía a Wang Hao en ese entonces.

Después de que el chico recibió la talla de madera, dejó escapar una alegría. La sostuvo en sus manos como un tesoro y le dijo a Wang Lin, con una voz quebradiza: “¡Gracias, tío! Yo soy del taller de hierro al otro lado de la calle. ¡Adiós!" Con eso, salió corriendo de la tienda y gritó: "¡Mamá! ¡Mira! ¡El tío me lo dio!”

Wang Lin se levantó y caminó hacia la entrada de la tienda. Vio a un hombre y una mujer salir de la tienda al otro lado de la calle. Los dos miraron cariñosamente al muchacho. El hombre tomó la talla de madera y sus ojos se iluminaron de repente. Caminó hacia Wang Lin con la talla de madera y dijo: "Hermano pequeño, los niños no saben demasiado sobre esto. ¿Cuánto por esta talla?”

Wang Lin sacudió la cabeza y dijo: "Se lo di. Es sólo un trozo de madera.”

El padre del chico dudó un poco. Miró a Wang Lin y sonrió. "Acabas de llegar aquí, ¿verdad? No te he visto antes.”

Wang Lin sonrió y asintió con la cabeza.

El padre del muchacho sonrió y dijo: "Hermano pequeño, si no te importa, ven por una comida. Tengo vino casero de fruta que es mucho mejor que el de esos restaurantes."

Wang Lin sintió una sensación muy extraña en su corazón. Este era un sentimiento que no había sentido en cuatrocientos años. Después de vacilar un poco, asintió.

La madre del niño era muy amable. Aunque era muy joven, era muy paciente y amable. De mirarlos, Wang Lin pudo decir que eran una familia muy feliz.

Su hijo era lindo y la pareja se amaba.

Dentro del taller de hierro, había una mesa cuadrada con algunos platos caseros. Aunque Wang Lin no necesitaba comer más, todavía recogía sus palillos y comía dando unas cuantas mordeduras.

Mientras bebía el vino casero de fruta del que el hombre estaba tan orgulloso y comiendo una comida casera amorosa, la mente de Wang Lin se volvió aún más tranquila de lo que era cuando estaba con la caravana. La energía espiritual en su cuerpo se movía de una manera que nunca había tenido antes.

Este vino era de hecho muy buen vino. Tenía un buen regusto.

Desde este día, una nueva cosa esencial entró en la vida de Wang Lin: el vino de fruta. El muchacho venía casi todos los días a ver a Wang Lin tallar, y cada vez que venía, traía una jarra de vino de fruta.

Poco a poco, la tienda de Wang Lin estaba llena de tallados de madera y la mayoría de ellos eran bestias. Había tallado casi todas las bestias que había conocido en los últimos cuatrocientos años. Sin embargo, por mucho que lo intentara, no podía terminar las tallas de esas bestias espirituales de alto nivel y bestias desoladas.

Había grandes cantidades de energía espiritual reunidas dentro de cada talla. Los mortales no podían sentirlo, pero si algún cultivador pasaba, estarían aterrorizados.

Eso era porque el poder de la energía espiritual en estas tallas no era más débil que cualquier tesoro mágico de baja calidad. Parte de la energía espiritual en estas tallas coincidía con los tesoros mágicos de calidad media.

¿Cómo podrían considerarse simples tallados de madera? Éstos eran obviamente tesoros mágicos hechos de madera muerta.



Anterior     Índice     Siguiente

4 comentarios: