27 ene. 2017

Xian Ni: Capítulo 242

Editado por Syru.

Pun Nanzi.


Cordillera Heng Yue, secta Xuan Zong Dao.

Atrás de la montaña, donde Wang Lin entrenaba antes, estaba salpicada de innumerables cuevas hechas por el hombre. En la cima de la montaña está la única cueva natural en la montaña y Pun
Nanzi cultivaba dentro de ella.

Su aspecto no había cambiado ni un poco en los últimos cuatrocientos años.

Sonidos de goteo resonaron dentro de la cueva cuando el agua goteaba desde el techo.

Durante mucho tiempo, una luz extraña brilló desde la cara de Pun Nanzi que cambió de un lado a otro. Poco a poco, abrió los ojos. Ellos brillaban como si contenían estrellas.

Pun Nanzi levantó su mano derecha y formó un sello, Su expresión permaneció neutral. Entonces, agitó su mano derecha hacia delante y la piedra que tenía ante él comenzó de repente a brillar.

Pronto, diez puntos de luz aparecieron en la pared de roca.

Sin embargo, en el momento en que aparecieron los diez puntos de luz, seis de ellos inmediatamente se atenuaron, luego desaparecieron.

El rostro de Pun Nanzi se contrajo ligeramente y su expresión se oscureció ligeramente. El aire que lo rodeaba de repente se ralentizó y pronto, incluso el agua dejó de gotear desde el techo.

Si hubiesen unos cultivadores de la Formación del espíritu alrededor, sus ojos se iluminarían, porque afectar las fluctuaciones de la energía espiritual circundante por usar ciertas técnicas era algo que sólo éstos cultivadores podían hacer.

Pun Nanzi estaba a un paso de la etapa de la Formación del espíritu. Para él, no estaba muy lejos. Lo único que lo separaba de la etapa de la Formación del espíritu era una barrera fina de papel y todo lo que necesitaba hacer era encontrar el lugar adecuado para atravesar.

Pun Nanzi miró fijamente los puntos de las luces en la pared. Después de un largo rato, suspiró y dijo, "Teng Hua Yuan, ¿a quién ofendiste para traerte tal desastre?"

"Si no fuera por el hecho de que el Señor Shi específicamente quería usar la familia Teng como un experimento, este anciano realmente no querría lidiar con ninguno de los asuntos de la familia Teng" La cara de Pun Nanzi se volvió sombría. Incluso él no sabía qué era lo que tenía la familia Teng para hacer que el Señor Shi los escogiera.

Si no fuera así, sólo con los recursos de la familia Teng, no había manera de que de repente ganaran nueve cultivadores del Alma naciente y Teng Hua Yuan no se convertiría repentinamente en tan fuerte como Pun Nanzi en sólo cuatrocientos años.

Reflexionó un poco, luego se puso de pie, agitó sus mangas y desapareció del lugar.

Cuando reapareció, ya estaba en el pico de la cordillera Heng Yue. Pun Nanzi se apoyó en una rodilla, miró el cielo y formó muchos sellos diferentes con la mano. A medida que los sellos se formaban, más y más nubes aparecieron y una presión invisible se acumuló lentamente en el cielo.

Pun Nanzi entonces agitó la mano y dijo: "Yo, Pun Nanzi, de un país de cultivo más bajo, me gustaría pedir prestado un tesoro mágico".

En el momento en que dijo esas palabras, dos haces de luz, rojo y verde, salieron disparados de la cordillera Heng Yue. Las luces se hicieron cada vez más intensas y toda la energía espiritual en Zhao comenzó a reunirse en la cordillera Heng Yue. Las dos luces aterrizaron al lado de Pun Nanzi. Pronto se atenuaron y revelaron su verdadera forma.

Su verdadera forma eran dos discos mágicos. En el disco mágico había cuatro láminas que emitían una luz fría. Había incluso hendiduras en el espacio alrededor de ellos.

Se puede decir fácilmente que esto no era un tesoro mágico naciente y fue hecho por alguien de la Formación del espíritu o  superior.

Pun Nanzi respetuosamente se inclinó unas pocas veces antes de finalmente imprimir su conciencia divina en ellas y cuidadosamente las puso en su bolsa de almacenamiento. Sólo entonces se relajó finalmente. Empezó a emitir una poderosa intención de matar y murmuró, "Teng Hua Yuan, esta es la última vez que te ayudo. ¡Si dentro de cien años la familia Teng aún no tiene un cultivador de la Formación del espíritu, no me culpes por ser despiadado con la familia Teng!

Con eso, desapareció sin dejar rastro.

En el momento en que la energía espiritual fue concentrada, Wang Li lo notó. Aunque su expresión no cambió, su corazón se hundió. Sin embargo, soltó un resoplido frío y cargó hacia la dirección del último miembro de la familia Teng.

En la frontera del país de Zhao hay un espacio muy misterioso. Cada vez que un mortal llegaba a este lugar, eso le causaría miedo. Incluso los cultivadores están muy nerviosos por este lugar.

Era un enorme pozo de barro negro.

Este era un pozo lleno de lodo negro que emitía un olor que picaba la nariz. Nadie aparte de algunas personas sabía exactamente lo profundo que era este pozo de lodo.

Cada cien años, este pozo de barro explotaría, y cada explosión era una vista impactante.

La mayor parte del tiempo, éste era un lugar prohibido. No importaba si eran mortales, cultivadores, o bestias, cuando llegaron dentro de cierto rango del pozo de barro, serían arrastrados por una poderosa fuerza de succión y serían enterrados vivos.

Después de mucho tiempo, una niebla negra apareció en silencio y cubrió toda la zona.

Este fue considerado el lugar más peligroso en Zhao en los últimos cuatrocientos años, El Pozo de Lodo Negro.

En la parte más profunda de este pozo había un ataúd hecho de cristales negros. Este ataúd de cristal negro no estaba cubierto de lodo negro. Podría decirse que había una gruesa capa de huesos blancos entre el ataúd y el lodo negro.

Entre estos huesos estaban los huesos de los seres humanos y las bestias. Estos huesos pertenecían a las víctimas que fueron absorbidas en los últimos cuatrocientos años.

Este lugar era donde la persona a la que Teng Ba más temía. Esta era la zona de cultivo de Teng Yi.

Teng Yi era una leyenda de la familia Teng.

Esta persona no era un descendiente de Teng Hua Yuan. Para ser exactos, era un hermano menor de él.

Era el único miembro principal de la familia Teng que nadie se atrevía a desafiar y la única persona que tenía el nombre de Teng Yi durante los últimos cuatrocientos años.

Cuando Wang Lin se encontraba a menos de mil kilómetros del pozo de lodo, se dio cuenta de lo que era especial en este lugar. Después de meditar un poco, decidió no dejar que la bestia del mosquito continuara y volara adelante solo.

Casi en el momento en que Wang Lin entró en el rango de mil kilómetros del pozo, una mano marchita salió del ataúd. Lentamente, un hombre parecido a un esqueleto se sentó.

El cuerpo entero de esta persona era negro y no había músculos en su cuerpo en absoluto. En su cabeza sólo había unas pocas mechas de cabello. La persona parecía muy aterradora.

En sus ojos, una luz fantasmal se iluminó gradualmente. Luego levantó lentamente la cabeza.

Por el momento, Wang Lin estaba por encima del Pozo de Lodo Negro. Su expresión era más grave de lo que había sido antes y su Bandera de Restricción ya estaba fuera y flotando junto a él. Miró el pozo. Sin vacilar, sus ojos brillaron de rojo y una serie de relámpagos rojos de Reino Extremo se dispararon contra el lodo negro.

En el interior del pozo, la luz fantasmal en los ojos del hombre en el ataúd brilló intensamente mientras veía la serie de relámpagos rojos aterrizar. El hombre levantó su mano huesuda y tocó uno de los relámpagos rojos.

De repente, con un ruido sordo, el relámpago rojo desapareció sin dejar rastro y aparecieron grietas en el dedo del hombre.

El hombre se lamió los labios. En la luz fantasmal en sus ojos, un fuerte impulso de lucha apareció. Se levantó lentamente. En ese momento, más relámpagos rojos aterrizaron, pero fueron bloqueados por su dedo.

Eventualmente, todos los relámpagos rojos fueron bloqueados, pero todo su brazo derecho estaba lleno de grietas. Miró su brazo y lo sacudió. Al instante se convirtió en polvo.

No parecía importarle en absoluto. Su cuerpo emitió una poderosa voluntad de lucha. Él soltó una sonrisa mientras cargaba hacia arriba.

La cara de Wang Lin era muy fea. Podía sentir claramente que ahora mismo, el relámpago rojo formado por el Reino Extremo estaba siendo bloqueado con un solo brazo.

Algo como esto nunca ha sucedido antes. Wang Lin pudo confirmar que el nivel de cultivación de esta persona no era de la Formación del espíritu todavía, pero podría bloquear el ataque del Reino Extremo.

En el momento en que el hombre comenzó a correr hacia arriba, Wang Lin rodeó la zona con la bandera de restricción sin ninguna vacilación. Entonces, su mano formó un sello y 90 restricciones se convirtieron en la forma de dragones y cargaron hacia el pozo de lodo.

El hombre delgado reveló una expresión estupefacta hacia las restricciones. No esquivó en absoluto y permitió que las restricciones golpearan su cuerpo.

De repente, innumerables grietas aparecieron por todo su cuerpo. Después de la última restricción aterrizó, aunque su cuerpo estaba cubierto de grietas, ni siquiera se ralentizó en absoluto.

La expresión de Wang Lin era sombría mientras retrocedía rápidamente. Su mano formó un sello y señaló al cielo mientras más restricciones salían.

El hombre flaco miró las grietas en su cuerpo, luego a Wang Lin. Se lamió los labios cuando de repente desapareció del lugar.

Sin ninguna vacilación, Wang Lin se esquivó a un lado y, con un sonido de desgarramiento, el borde de la ropa de Wang Lin se desgarró. Justo donde estaba Wang Lin, el hombre flaco apareció, sosteniendo un trozo de ropa de Wang Lin. Sus ojos estaban llenos de espíritu luchador.

El cuero cabelludo de Wang Lin hormigueó mientras miraba al hombre flaco. Si él era un aliento más lento, habría sido golpeado por el hombre flaco.

Sus ojos se oscurecieron cuando las restricciones descendieron una vez más y cargaron hacia el hombre flaco.

El hombre flaco volvió a revelar una expresión de estupefacción. No esquivó. Simplemente dejó que las restricciones lo golpearan, causando más grietas en su cuerpo.

Los ojos de Wang Lin se iluminaron. Antes de que todas las restricciones aterrizaran, gastó aún más energía espiritual para convocar más restricciones al ataque. Al mismo tiempo, su cuerpo nunca se detenía mientras se movía constantemente. Mientras controlaba las restricciones, se dispararon innumerables relámpagos rojos del Reino Extremo.

Aquel hombre delgado todavía no se movía. Sólo cuando el relámpago del Reino Extremo estaba a punto de aterrizar, levantaría la mano izquierda para bloquearla. Poco a poco, más y más grietas aparecieron en su cuerpo y su brazo izquierdo comenzó a convertirse en polvo.

Esta fue una batalla muy extraña. La experiencia de combate de Wang Lin se puede decir que es muy rica, pero nunca ha experimentado una batalla tan extraña.



Anterior     Índice     Siguiente

3 comentarios: