13 sep. 2016

Xian Ni: Capítulo 135

Editado por Syru.

Los vientos cambian.


Wang Lin sin dudar utilizo la técnica [Escape terreo] y se dirigió hacia el Santuario del dios de la guerra. A medida que avanzaba, encontró bestias de fuego por todas partes. Cuanto más avanzó, más sorprendido estaba.

Rápidamente cambió de dirección. Reunirse con Lin Tao ya no era más su objetivo. En su lugar, se trasladó hacia la frontera del país utilizando información de las memorias de Ma Liang. Ya no podía permanecer en Hou Fen.

Pero antes de que llegara muy lejos, un gigante sentido inmortal llego del cielo y se extendió sobre su cuerpo. Este sentido inmortal rápidamente se retrajo y se concentró en él. Conmocionado, escanea el cielo. Lo que vio fueron dieciséis grandes bestias de fuego formando un círculo con un anillo de fuego en medio de ellos.

Hilos de fuego del anillo estaban conectados a las cabezas de las bestias de fuego.

El poderoso sentido inmortal vino del anillo de fuego. Esto es claramente una técnica especial que las bestias de fuego realizaron. Era algo que sólo podían utilizar al trabajar juntos.

Cuando encontraron a Wang Lin, los ojos todas las dieciséis grandes bestias se tornaron fríos. Todos ellos rugieron mientras descendían del cielo y cargaban hacia a Wang Lin.

Wang Lin aceleró en silencio y se escapó. Las dieciséis grandes bestias rugieron en ira y escupieron fuego, haciendo que el suelo se encendiera en rojo y luego partiéndose.

Wang Lin ya había visto esto antes, así que ¿cómo iba a dejar que lo golpee dos veces? A medida que el fuego salió de la boca de las bestias, él salió de la tierra y desapareció en un rayo iridiscente.

Las dieciséis bestias no se rindieron. La única razón por la que dejaron el volcán era para encontrar y matar al cultivador que mató a su ancestro. Este fue su único pensamiento en este momento.

Al mismo tiempo, debido a Wang Lin, estas bestias de fuego ahora odiaban a todos los cultivadores. Básicamente querían matar a todos y cada uno que vieran. Sus pérdidas también son grandes, especialmente por los tesoros mágicos los poderosos cultivadores.

Para ser más exactos, estas bestias de fuego no tienen un alma; existen en una forma especial. Las espadas voladoras normales no pueden dañar sus duros cuerpos. La mejor manera es golpear con poderosas armas contundentes.

Sin embargo, había demasiados de ellos. Incluso ahora, había un sinfín de bestias de fuego que salen de los volcanes grandes y pequeños en Hou Fen. En cuanto a exactamente cuántos había, nadie más que el espíritu de fuego ancestral, que fue absorbido por la perla que desafía a los cielos, lo sabría.

Wang Lin voló más rápido. Estas bestias de fuego eran más rápidas que él cuando estaban dentro de la lava, pero aquí afuera en el exterior, Wang Lin consiguió mantenerlos a distancia.

Sin embargo, Wang Lin no se sentía muy bien. La energía espiritual que lo rodea estaba llena de elemento fuego. Cada vez que absorbía parte de ella, sentiría olas de dolor.

Además de los constantes rugidos de las dieciséis grandes bestias de fuego detrás de él, había un sinnúmero de bestias de fuego que llegaban a obstruirlo. Cada vez son más las bestias que lo perseguían,. Extendió su sentido inmortal y sintió un hormigueo en su cabeza. Había tantas bestias de fuego detrás de él que no podía contarlas.

Si tuviera que hacer una pausa por un momento, las bestias lo desgarrarían, pero Wang Lin no era alguien que pueda ser cazado. Antes, cuando sólo estaba en la etapa de la condensación de Qi, se atrevió a atacar furtivamente a Teng Li, que estaba en la etapa avanzada del Establecimiento de la base.

En este momento, una mirada viciosa cruzó por sus ojos. Él sacó una cubeta llena de líquido espiritual y la bebió mientras volaba para recuperar la energía espiritual que había consumido.

Luego, una luz negra se escapó de la bolsa de almacenamiento y desapareció. Volvió a aparecer delante de una bestia de fuego y lo apuñaló.

El sonido de dos piezas de metal golpeando entre sí sonó. Una herida sangrienta apareció en el pecho de la bestia y el golpe lo envió muy lejos. Soltó un rugido, se levantó y continuó la persecución.

La expresión de Wang Lin era normal, pero su rostro se oscureció. No sólo eran las bestias de fuego inmunes a su sentido inmortal Extremo, sino sus cuerpos son también muy duros. La espada voladora sólo fue capaz de herir el cuerpo de la bestia, y desde el aspecto de la herida, sólo podía ser considerada como una herida leve.

Wang Lin no estaba dispuesto a darse por vencido. Mientras volaba, él continuó atacando a las bestias de fuego. Usando su habilidad de teletransportarse, la espada se movió de una manera muy extraña hasta que se clavó en medio de las cejas de una bestia de fuego. La espada se hundió en la bestia de fuego y explotó, liberando olas de calor.

El cabello de Wang Lin se rizo inmediatamente mientras el olor a cabello quemado llegó hasta él, pero sus ojos se iluminaron. A pesar de estas bestias de fuego son duras, tienen su punto débil.

Después de esto, Wang Lin continuó controlando la espada voladora para emboscar a las bestias de fuego. Una a una, las bestias de fuego fueron decapitadas por ella. Sobre la base de sus cálculos, las bestias de fuego de tamaño normal sólo están en la etapa de la condensación Qi, pero debido a que no tienen almas y por sus cuerpos duros, era difícil matarlos.

Pero debido a que Wang Lin era una sola persona, y añadiendo el hecho de que las bestias de fuego no conocían el miedo. No importa cuántas de ellas morían aún continúan persiguiéndolo.

Con el tiempo, la espada se teletransportó demasiado y su forma comenzó a cambiar. Después de todo, el espíritu de la espada simplemente está poseyendo un cuerpo nuevo. No se fusionó con él. Había abolladuras en ella y algunas partes de ella se habían fundido por completo. Si el propietario original de la espada reviviera, él no sería capaz de reconocerla.

Wang Lin se dio cuenta de que esto no era una solución a largo plazo a medida que más y más bestias de fuego aparecían. A pesar de que tenía el líquido espiritual, una vez que se agote y no pueda reabastecerse lo suficientemente rápido, morirá.

Wang Lin apretó los dientes y cambió de dirección. Ya no se dirigía hacia Xuan Wu, sino voló hacia el Santuario del dios de la guerra. No creía que el santuario del dios de la guerra habría sido exterminado por estas primeras bestias. Si él fuese el antepasado del Santuario, optaría por trasladarme, pero ello tomaría un tiempo.

Iincluso si ya habían empezado, no podrían hacerlo muy rápido porque había demasiada gente. Sólo había estado en la cueva durante unos días; incluso si las bestias de fuego se habían movido en el primer día en que entró en la cueva, el santuario del dios de la guerra seguiría sin poder moverse tan rápido.

Estos eran más que conjeturas de Wang Lin. Lo que le hizo tomar esta decisión fue la sangre esencia del alma que le permiten detectar la ubicación general de Yang Xiong y Lin Tao.

En el momento en que Wang Lin cambió de dirección, las bestias de fuego se acercaban a él. Ellos lanzaron lava hacia él, y muchas veces, casi lo golpean. Apretó los dientes mientras se movía más rápido hacia el Santuario.

No mucho después, Wang Lin sintió un aura poderosa desde la distancia. Extendió su sentido inmortal y se dio cuenta de un grupo de decenas de miles de cultivadores volando lentamente.

El escenario de decenas de miles de cultivadores en sus espadas sorprendió a Wang Lin por un momento, pero rápidamente se recuperó y se lanzo hacia el ejército de los cultivadores.

Entre el ejército de los cultivadores, había muchos carros de guerra que emitían ondas de energía espiritual.

Las bestias de fuego se detuvo de repente y las dieciséis grandes bestias de fuego bloquearon al ejército de los cultivadores.

El ejército de los cultivadores no se detuvo. Más de diez mil espadas voladoras atacaron sin ninguna duda a las órdenes de los diez cultivadores Alma naciente. Poco después, otros dos grupos salieron volando del ejército y dos mil personas más se unieron a la batalla.

Antes de Wang Lin llegara al ejercito, dos luces salieron volando y lo rodearon. La persona en el centro era una mujer joven que parece normal, pero había una pesada intención asesina procedente de entre sus cejas. Miró a las bestias de fuego detrás de ella y reveló una mirada de odio. Se volvió hacia Wang Lin y le preguntó: "Compañero cultivador, ¿a qué secta pertenece usted? Rápidamente, diga su nombre".

Wang Lin reveló una expresión de miedo y rápidamente respondió: "Soy un discípulo del Santuario del dios de la guerra, Ma Liang."

La mujer miró a Wang Lin con frialdad y dijo, "Qiang Xuan, llévalo con el Santuario del dios de la guerra para verificar su identidad. Si él miente, mátalo".

Un joven voló fuera de la multitud, asintió a Wang Lin y le instó seguirlo. Luego voló hacia el ejército. Wang Lin juntó las manos a la joven antes de seguir al joven.

Al poco tiempo, llegaron al centro del ejército de los cultivadores. Cuanto más se acercaba al centro, más se daba cuenta lo terrible que era el ejército de cultivadores, lo suficientemente grandes para cubrir el cielo. Las fluctuaciones de energía espiritual aquí ya habían llegado a un nivel inimaginable.

A pesar de que todo el país estaba cubierto por el humo negro que sale de los volcanes, en virtud de las fluctuaciones de la energía espiritual del ejército de los cultivadores, un camino fue abierto en la enorme nube de humo negro.

En todas partes, el humo negro se dispersaba, incapaz de llegar al ejército en absoluto. Lo que es aún más denso que las fluctuaciones de energía espiritual era todo el Qi de espada de las diez mil espadas. Era tan densa que podría hacer que el cielo cambiara de colores.

El Qi de espada reveló su poder, ya que chocaba contra el humo negro. Sobre todo ahora, en la madrugada, y en adición a la lucha delante de ellos, se creó esta majestuosa sensación.

Varias espadas voladoras y tesoros mágicos brillaron en el cielo como fuegos artificiales que eran demasiados caóticos para seguirles la pista. Esta escena era algo Wang Lin nunca olvidará. Después de todo, esta escena es algo que sólo aparece en batallas a gran escala.

En comparación con el colapso del campo de batalla extranjero, donde no había un sentido de unidad, ahora se mostraba una escena majestuosa donde un país mostraba una gran determinación para huir de Hou Fen.

Este poder no era algo que un individuo podía ejercer; se logró debido a que todo el país se había visto obligado a moverse para sobrevivir.

Sólo la horda de bestias de fuego podía competir con ellos.

Wang Lin no pudo evitar entrar en un trance. En el momento en que recuperó a sí mismo, que ya había llegado al centro del ejército con el joven.

Qing Xuan gritó, "Explorador de la secta Lou He, Qing Xuan, ha traído al discípulo del Santuario del dios de la guerra, Ma Liang. ¿Podría alguien del Santuario del dios de la guerra confirmar su identidad?"

La expresión de Wang Lin es normal. Esa mujer del Alma naciente no actuó contra él, así que debe de haber algo de verdad en sus palabras, por ello vino aquí.

Pero incluso sin la ayuda de esa mujer, Wang Lin todavía vendría aquí. Después de todo, este fue el único lugar donde podía ir cuando era perseguido por el ejército de bestias de fuego.

Pero Wang Lin era una persona muy prudente, por lo que se preparó para escapar en este momento si las cosas se veían mal. Con la batalla contra las bestias de fuego ante ellos, no habría muchas personas dispuestas a perseguirlo.

En cuanto a los cultivadores del Alma naciente, ninguno de ellos podría abandonar la gestión de la migración para venir a matarlo. Los cultivadores de la Formación del núcleo fueron la principal fuerza de combate contra las bestias de fuego, por lo que lo mejor que pueden enviar tras él serían los cultivadores del Establecimiento de la base avanzada. Pero éstos  cultivadores no eran ninguna amenaza para Wang Lin. Si uno viene, lo mataría. Si diez venían, mataría a esos diez sin ningún temor.



Anterior     Índice     Siguiente

2 comentarios: