23 jul. 2016

Xian Ni: Capítulo 64

Editado por Syru.

Secta dispersa.


El dragón rugió a Pun Nanzi y le atacó.

Pun Nanzi se burló. Movió la espada y dijo, "¡animal, retirate!"

el cuerpo del dragón tembló e inmediatamente perdió su voluntad. Volvió de mala gana a la espada. La espada dejo de brillar.

Liu Wenju y la anciana se miraron y dejaron escapar un suspiro. Ella dijo: "Está bien. Todos los discípulos de la secta Heng Yue, escúchenme y síganme, dejaremos la montaña". Dio un vistazo y dejó escapar otro suspiro antes de flotar en el aire..

Pun Nanzi entrecerró los ojos y dijo: "Mi secta Xuan Zong Dao reclutara más discípulos. Si alguien desea unirse, pueden permanecer aquí".

Las caras de los diez ancianos del Establecimiento de la base todos se volvieron extrañas. Además de los dos que estaban junto a la anciana, los otros ocho no la siguieron.

(Creía que habían muerto seis de estos viejitos… Si que se recuperan rápido. Son como cucarachas, ¡y encima traidores!)

La expresión de Liu Wenju cambió. Quería decir algo, pero se quedo en silencio. Él dejó escapar otro suspiro, luego sacudió la cabeza y se puso junto a la anciana.

La anciana suprimió la ira en su corazón y gritó: "¡Cada uno elige su propio camino!. ¡Si alguien no quiere seguirnos, no los forzare".

Entre la generación de Huang Long, todos los ancianos dudaron y, al final, a excepción de Huang Long, Dao Xu, y el anciano de cara roja, todos se quedaron. Sólo aquellos tres se movieron y se pusieron al lado de los dos ancianos de la Formación del núcleo.

Entre las decenas de discípulos internos, sólo diez volaron junto a los ancianos la formación del núcleo. Wang Zhuo dudó durante mucho tiempo. No se atrevió a mirar a Dao Xu, levantó un pie y lo dejó en el mismo lugar. En el último momento, no los siguió.

Zhou Xing dudó por un tiempo, pero no los siguió. En cuanto a Xu Xing, vio que Wang Zhuo no se movió, por lo que detuvo el paso que daba hacia adelante.

Wang Hao ya podía caminar. Él amargamente sonrió y dijo a Wang Lin, "Hermano Tie Zhu, yo no voy a ir a ninguna parte. Mi plan es volver a casa y ayudar a mi padre. No se preocupe, hermano Tie Zhu, voy a cuidar de su familia".

Wang Lin vaciló. Tenía demasiados secretos y, si se unía a la secta Xuan Zong Dao, habría demasiados peligros inciertos, por lo que, después de haber pensar por un tiempo, comenzó a moverse.

En ese momento, los ojos de Pun Nanzi se iluminaron mientras miraba a Wang Lin. De repente, dijo, "¡Wang Lin, quédate!"

Wang Lin estaba aturdido y con respeto, dijo, "Anciano Pun Nanzi, ¿por qué quiere que esté junior se quede?"

Pun Nanzi levantó la cabeza y dijo: "Si te digo que te quedas, sólo te quedas. ¿¡Qué hay con la pregunta!? "

Liu Wenju dudó por un momento y de repente dijo, "Anciano Pun Nanzi, este Wang Lin es mi discípulo de la secta Heng Yue, así que quisiera solicitar al sénior que son ea duro con él y dejarle irse con nosotros". Él había oído algunas cosas sobre Wang Lin y también lo había observado para un tiempo. ¿Realmente estaba dispuesto a renunciar a este futuro discípulo del Establecimiento de la base?.

Pun Nanzi gruñó y dijo Wang Lin, "La secta Heng Yue secta sólo existen en su nombre. ¿Vas a seguirlos y quedar a la deriva en el mundo? Si se une a mi secta Xuan Zong Dao, su futuro será mucho más brillante. Decide por sí mismo lo que quiere. Usted no quiere que los rumores se extiendan, ¿verdad? Los rumores que digan que mi secta Xuan Zong Dao no sólo robó su montaña, sino sus discípulos.

Pun Nanzi confía en que, a menos que Wang Lin fuera un retrasado, no seguiría a a la secta Heng Yue.

Wang Lin reflexionó un poco. Sin decir una palabra, él juntó las manos, se elevó en el aire, y se paró junto a Huang Long.

Los ojos de Pun Nanzi brillaron. "¡Mocoso desagradecido!", dijo.

Liu Wenju y la anciana dieron miradas reflexivas a Wang Lin. Esperaron un rato más, pero después de ver todos los discípulos de la secta Heng Yue con la cabeza hacia abajo, la anciana dejó escapar un suspiro y dijo: "Está bien, vámonos".

Con eso, se fue volando en la distancia. Las más de diez personas la siguieron con expresiones amargas.

La gente de la secta Heng Yue siguieron a los dos ancianos de la Formación del núcleo y volaron lejos de la secta Heng Yue como perros sin hogar.

En el camino, nadie dijo una palabra. Además de la ira, se llenaron con una sensación de pérdida.

Después de volar durante mucho tiempo, hasta que el cielo se oscureció, Liu Wenju y la anciana debatieron durante un tiempo, luego se posaron en la ladera de una montaña.

La anciana dejó escapar un suspiro. Miró a las personas a su alrededor. Además de los dos ancianos del Establecimiento de la base, todos los demás estaban en la etapa de condensación de Qi. Sólo había cuatro personas de la generación de Huang Long y doce de la generación de Wang Lin. Ella sonrió con amargura y se obligó a calmarse. Ella dijo, "Ustedes no deben desanimarse sólo porque la secta Heng Yue quedo en este estado. Las cosas siempre cambian en el mundo de la cultivación. ¡Hoy, nuestra montaña Heng Yue fue robada, pero, una vez que Liu Wenju y yo lleguemos a la etapa Alma naciente, vamos a ser capaces de recuperarla!"

Entre los dos ancianos del Establecimiento de la base estaba el anciano Shang Guan, quien observó Wang Lin en la sala principal hace unos días. Él dejó escapar una tos seca y dijo, "lo que la antepasada Wang dijo es correcto. Cuanto más nos sentimos los más desgraciados, mayor será nuestro espíritu de lucha . ¡Hay que tallar esta humillación en nuestros corazones. Si tenemos éxito en el futuro, recuperaremos nuestra montaña!"

El otro anciano del Establecimiento de la base quien tenía una cara amplia y cuerpo obeso. Su cara estaba llena de preocupación mientras miraba a los discípulos restantes y dijo: "Cuando llegó el desastre, todo el mundo se fue en diferentes direcciones. Al final, sólo ustedes estaban dispuestos a seguir nuestra secta Heng Yue". Suspiró.

Entre los discípulos internos que los siguieron, además del hermano Zhang y Lu Song, Wang Lin no sabía los nombres de ninguno de ellos, pero le resultaban familiares.

También estaba el discípulo bajo y obeso que conoció Wang Lin en el pabellón del espíritu de la espada.

Liu Wenju respiró hondo y dijo, con una expresión seria, "No hay nada bueno en vivir en el pasado. Lo más importante en este momento es encontrar un lugar para albergar nuestra secta. Hace muchos años, construí una casa en la montaña serpiente a miles de kilómetros  de aquí. Por ahora, vamos a ir a vivir allí".

La anciana pensó por un tiempo. Ella asintió y dijo, "Eso es bueno. Una vez que lleguemos allí, entrenaremos a puerta cerrada y llegaremos a la Alma naciente dentro de cien años".

La mirada de Liu Wenju se movió. Dijo a los dos ancianos del Establecimiento de la base, "Shang Guan y Song Yu, ustedes dos harán guardia mientras la antepasada Wang y yo primero recuperamos la energía espiritual que utilizamos en el mantenimiento de la formación. Después nos iremos rápidamente".

Shang Guan y Song Yu asintieron.

Liu Wenju sacó un trozo de jade verde. Las arrojó en el aire y empezaron a emitir una luz verde. Su mano formó unos sellos y el jade verde repente explotó y creó una cúpula de luz verde que cubría todo dentro de un radio de veinte metros.

Después de eso, se sentó con las piernas cruzadas y mantuvo una piedra espiritual en su mano y comenzó a cultivar. La anciana hizo lo mismo y comenzó a cultivar para recuperar su energía espiritual.



Anterior     Índice     Siguiente

4 comentarios: