6 jun. 2016

Xian Ni: Capítulo 8

Editado por Syru.

Perla de piedra


Wang Ling estaba pálido cuando se levantó y miró a su alrededor. Él encontró que estaba en una pequeña cueva natural. La luz del sol se asomó por la entrada de la cueva, dejando al descubierto un suelo cubierto con los huesos de aves y animales.

En la pared detrás de él había un agujero negro del tamaño de un puño. No podía saber qué tan profundo era este pequeño agujero, pero en una inspección más cercana resolvió el misterio. La fuerza que lo tiro vino de este agujero. Los animales dueños de esos huesos dispersos fueron aspirados al igual que él.

La succión del agujero debe ser espontánea. En el momento en que apareció frente a esta cueva durante su caída, el misterioso agujero tiró de él y le salvó la vida. Soportando la agonía de su brazo derecho, estaba a punto de salir de la cueva cuando los huesos en el suelo de repente comenzaron a moverse hacia el agujero. Se dio la vuelta rápidamente y fue a una esquina de la cueva sin perder un instante al sentir el viento detrás de él.

La fuerza de succión inimaginable de repente vino del pequeño agujero. Todos los huesos sacudieron mientras volaban hacia el agujero. Algunos de los huesos más grandes estaban atrapados en la pared bloqueando el pequeño agujero.

En ese momento, un pájaro que volaba por la entrada de la cueva fue succionado. Pasó zumbando en el aire hasta que se estrello contra la pared dejando solo sangre por doquier.

Después de una hora, la fuerza de succión se detuvo. Wang Lin contempló con horror el cadáver del ave muerta. Él no se movió en absoluto, sólo se quedó quieto, mientras que cálculo el tiempo.

Media hora más tarde, la succión comenzó de nuevo. Esto se repitió varias veces. Wang Lin había entendido los tiempos de succión del agujero. Empezaría a succionar cada 30 minutos con una duración de 60 minutos.

Aprovechando el espacio de tiempo entre succiones, Wang Lin dolorosamente se arrastró hacia la entrada de la cueva. Al mirar abajo, no podía dejar de revelar una sonrisa amarga. Por debajo de él había una jungla, y el suelo apenas visible estaba cubierto de rocas. El acantilado era muy empinado, no había manera para él para escalar el acantilado con el brazo herido. La distancia hasta el suelo era de más de una docena de metros. Si trataba de saltar hacia abajo, sin duda sería un suicidio.

La bolsa con las raciones fueron dejadas en la parte superior de la montaña y no hay forma para él para recuperarlo. En este momento la comida era el problema más importante que tenía que resolver. Mientras se estaba pensando, de pronto recordó el tiempo de succión y se precipitó de nuevo a la esquina de la cueva.

El tiempo en el mundo exterior parecía pasar rápidamente. Wang Lin podía sentir su cuerpo debilitándose. Él no tenía alguna sensación en el brazo, estaba completamente entumecido. Sonrió amargamente como se dijo, "estar atrapado aquí significa una muerte lenta, pero saltando sería una instantánea."

Miró el cuerpo ensangrentado del ave que fue aspirado antes. Con un poco de vacilación, se acercó, lo cogió, y de mala gana le dio un mordisco. El sabor era horrible. Exhaló cuando la carne cruda en la boca inundó sus sentidos, pero luego continuó comiendo.

Apenas masticó la carne, optando simplemente tragar casi entero. Sintió el calor entrar en el estómago mientras avanzaba. Se comió el ave rápidamente en grandes bocados, y luego se puso de pie y respiro profundamente para controlar las ganas de vomitar.

Arrojó los restos del ave a un lado y se sentó contra la pared de la cueva. Su mente era un desorden, un momento pensando en sus padres, en otro pensando en su cuarto tío, en otro pensando en los rostros burlones de sus parientes, y en un momento incluso pensó en los fríos ojos del hombre de mediana edad vestido de negro de la secta Heng Yue.

En un trance, Wang Lin miró el cadáver medio comido del ave. Sin pestañear, recogió el cadáver para examinarlo de más cerca. Vio que en el cuerpo del ave había una perla roja del tamaño del puño de un bebé. Se sorprendió mucho cuando la cogió del cuerpo.

¿Por qué había una perla en el cuerpo de esta ave? El corazón de Wang Lin latía con fuerza al pensar en un libro de mitos y leyendas que el maestro en su pueblo una vez le había mostrado. Algunos animales viven muchos años, lo suficiente para que un dantian se formara dentro de su cuerpo.

Si uno comiera un dantian, su vida se prolongaría, y su fuerza se incrementaría. Incluso las extremidades que amputadas volverían a crecer.

Cuando leyó la descripción, él no lo creía, y en secreto se burlaba del maestro, pero ahora podía creer en mitos y leyendas un poco más después de conocer a los inmortales.

El corazón de Wang Lin le latía con fuerza lo suficiente para que saliera fuera de su pecho. Si esta perla era realmente el dantian que se describe en el libro, y luego de comerlo no sólo curaría sus heridas rápidamente, también le haría más fácil salir de este lugar. Incluso pasar la prueba para unirse a la secta Heng Yue debería ser posible, al menos sería capaz de pasar la prueba de la perseverancia.

Pero la perla era muy dura. No parecía comestible. Utilizó algunos de los restos de su ropa para limpiarla, devolviéndole su color original.

Una perla de color gris, con cinco nubes talladas en ella, fue revelada. Se veía muy vieja. Wang Lin estaba muy decepcionado, dispuesto a renunciar, le dio a la perla un mordico, y luego en silencio se rió de sí mismo. "Tie Zhu, deja de delirar. ¿Cómo podía un ave cualquiera que acaba de pasar volando  llegar a tener un dantian?".

Wang Lin suspiro. Ya era de noche. Se sentía cansado y se durmió en un esquina con la perla junto a los huesos de animales que cubren el suelo.

En este momento, la temperatura descendió muy rápidamente, especialmente en la zona de montaña. El aire frío entró en el cuerpo de Wang Lin. Se acurrucó, y la noche pasó rápidamente.

A la mañana siguiente, la luz del sol se asomó desde el exterior de la cueva. Unas pocas gotas de rocío eran producidas desde la perla junto a Wang Lin. Como el rocío siguió acumulándose, cayó sobre los huesos cercanos.

Después de un tiempo, Wang Lin despertó. No sólo su brazo estaba aún hinchado, su estado parecía haber empeorado. Wang Lin se sentó en el suelo, sintiendo muy deprimido.

Wang Lin dijo a sí mismo, "¿Voy a estar aquí el resto de mi vida?" Poco a poco giro la cabeza y se dio cuenta del rocío acumulado en los huesos. Desde que tenía sed, recogió cuidadosamente unos pocos huesos y lamió el rocío  de ellos.

La dulzura del rocío era bastante buena. No podía decir si lo estaba imaginando, pero todo su cuerpo se sentía cálido y cómodo después de beber un poco.

Especialmente la lesión en su brazo. Hubo una sensación de hormigueo mientras la hinchazón disminuye. Wang Lin se frotó los ojos y miró de cerca el brazo. La hinchazón de hecho había disminuido. Rápidamente miró a los huesos a su alrededor, pero no fue capaz de encontrar más con rocío en ellos.

En ese momento, se dio cuenta de repente de la perla y vio gotas de rocío sobre ésta. Se acordó de que todos los huesos que tenían rocío en ellos estaban cerca de la perla. Con suavidad la recogió, con el corazón agitado, froto la perla en su brazo y extendió el rocío uniformemente.

Olas de sensaciones frías y refrescantes vinieron del brazo. Wang Lin quedó mirando a su brazo y sin pestañear. Después de un tiempo sus ojos se iluminaron. La hinchazón del brazo había bajado. Intentó agitando el brazo. Mientras aún había algo de dolor, no era un gran problema.

"¡Esta perla de piedra debe ser un tesoro!" Exclamo Wang Lin con sorpresa.



Anterior     Índice     Siguiente

1 comentario: